¿Cómo afectan políticas migratorias de Trump la salud mental de los niños migrantes?

 16-07-2019
Patricia Manero

 

   

 

Según una investigación hecha por la Universidad de Berkeley, las políticas migratorias de la administración de Donald Trump afectan la salud mental de los niños y adolescentes migrantes, o con padres migrantes.

Al cumplirse el primer año de la administración de Trump, los investigadores analizaron la asociación entre las preocupaciones que reportaron los niños y adolescentes acerca de las normas migratorias y los cambios de los que han sido testigos desde 2014.

Brenda Eskenazi, principal investigadora del análisis, aclaró "en nuestra población de jóvenes latinos de familias inmigrantes, más del 40% estaba preocupado sobre el impacto de estas políticas de EEUU en sus familias. Esta preocupación estaba relacionada con sus niveles de ansiedad y problemas para dormir".

Los datos utilizados para la investigación fueron de 397 adolescentes nacidos en Estados Unidos con padres inmigrantes y familias cuyo sustento se basa en las actividades del campo, casi todas mexicanas, residentes del Valle de Salinas, California.

El estudio confirmó que las actuales políticas contra la migración irregular están afectando la salud y bienestar de la juventud latina residente en Estados Unidos tales como padecer ansiedad, depresión, problemas de sueño, mal desempeño académico y emocional justo después de la toma de posesión de Trump, quien desde su campaña para la presidencia de EEUU ha promulgado estar en contra de este fenómeno. Igualmente, enfrentan constantemente sentimiento de fracaso, aislamiento social, soledad y paranoia a ser deportados por ser latino, así no sean indocumentados.

Asimismo, los altos niveles de estrés pueden provocar adicción al alcohol y/o drogas y desequilibrios psíquicos; los expertos en el tema acuñaron el término "síndrome de Ulises" para nombrar los síntomas psicológicos y físicos sufridos por los migrantes.

Cólicos estomacales, dolores de cabeza, colitis, gastritis, cansancio, problemas de espalda y circulatorios son algunos de los síntomas físicos sufridos por esta comunidad.

De esta manera, los migrantes con mayores afectaciones son los que viven fuera de los estados declarados "santuario" para inmigrantes como California y Miami, los cuales mediante políticas públicas han logrado parar deportaciones.

Cerca del 25% de la población infantil de Estados Unidos está constituida por niños con familias migrantes, muchas originarias de Latinoamérica. A pesar de que la mayoría de estos 18 millones de niños son ciudadanos estadounidenses, 7.3 por ciento de estos tienen un familiar indocumentado, porcentaje que aumenta en California con 10.2 por ciento.

Uno de los detonantes para los problemas de salud presentes en los jóvenes fue el anuncio del presidente Trump acerca de finalizar el derecho a la ciudadanía por nacimiento para los hijos de indocumentados, también la medida de separar familias indocumentadas al cruzar la frontera sur provocó pánico, angustia y movilizaciones de activistas en contra de las nuevas regulaciones.

Políticas migratorias como las anunciadas por el presidente Trump, unidas con la estigmatización y precariedad han traído consigo un sinfín de problemas psicológicos y físicos para la población latina de Estados Unidos, afectando especialmente a los niños y jóvenes.