Cuáles son los beneficios de un buen marco regulatorio económico según el CEESP

Impulsar la creación y crecimiento de las empresas debe ser prioridad para las políticas regulatorias, informó el sector privado

Especialistas del CEESP informaron que un marco regulatorio deficiente se encuentra entre los principales factores de riesgo para el crecimiento económico

De acuerdo con el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), el marco regulatorio está entre los factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico del país. Bajo esta línea, el órgano asesor del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), informó a NotiPress sobre las características que debe tener una buena regulación y sus beneficios.

El marco regulatorio es un proceso en que los gobiernos supervisan y regulan las actividades productivas del país. Según el CEESP, la acción de normar dichas tareas requiere marcos transparentes y eficientes, diseñados para el bienestar social y sostenibilidad económica.

Un buen marco regulatorio, denominado "regulación inteligente" por el análisis del sector privado, busca eliminar obstáculos para la creación y crecimiento de las empresas. Por ello, debe proteger los derechos de los ciudadanos con beneficios mayores a los del costo de cumplimiento. De esa manera asegura generar valor para el desarrollo de actividades orientadas al impulso económico y social.

Asimismo, un marco regulatorio puede contar con medidas excesivas, tales como trámites costosos y lentos que dificultan la apertura de empresas, así como altos costos de cumplimiento. En el análisis económico del CEESP, consultado por NotiPress, especialistas del sector privado informaron sobre los beneficios de contar con un buen marco regulatorio:

Según el análisis económico del órgano asesor, las empresas son el impulso económico más importante para cualquier país. En primer lugar, con respecto al plano macroeconómico, la actividad empresarial aporta empleo, producción e inversión. Mientras que, a nivel microeconómico, su aporte consiste en dar las bases para crear nuevas empresas e impulsar sus beneficios macroeconómicos.

Con respecto al tema del empleo, un marco regulatorio saludable combate la economía informal con nuevos empleos y capital obtenido mediante la inversión. Este punto ha sido destaco en análisis previos del CEESP, y durante la segunda mitad de 2021 informaron que la informalidad en el país puede ser combatida con inversión y mejoras regulatorias.

Finalmente, el CEESP informo que los tres obstáculos para el crecimiento de la economía según especialistas consultados por el Banco de México (Banxico) son: la inflación, inseguridad pública, e incertidumbre sobre la política al interior del país. Sin embargo, luego de 25 años de evaluación sobre el marco regulatorio, el órgano asesor del CCE resaltó colocar a la regulación como el cuarto factor de riesgo.