La situación de los migrantes del Mediterráneo en 2020

El artista Banksy financió la compra de un bote para el rescate de refugiados, mientras la ONU llama a escalar las acciones de rescate

Actualmente existe una crisis migratoria en el Mediterráneo, por la cual la ONU ha llamado a escalar acciones de búsqueda y rescate de náufragos migrantes

La migración de personas desplazadas del continente africano hacia Europa a través del mar mediterráneo ha desencadenado una crisis humanitaria que ha empeorado con los años debido a las guerras y la mala situación económica de algunos países en África. Dada la situación actual, la Organización de las Naciones Unidas señaló la urgente necesidad de escalar las acciones de búsqueda y rescate, en particular ante el trágico naufragio que costó la vida de cuarenta y cinco migrantes y refugiados a mediados de agosto. A continuación, Notipress presenta un análisis de la situación migratoria a través del mediterráneo en 2020.

El trágico naufragio se dio frente a las costas de Libia, de donde parten migrantes africanos hacia distintos países de Europa. De acuerdo al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), este es el incidente más grande que acontecerá por el resto del año 2020. A partir de la intervención de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Libia, que resultó en la muerte del entonces gobernador Muamar el Gadafi, en 2011, el país se sumió en una guerra civil aún en curso y que orilla a miles de refugiados a huir del país en dirección a Europa.

Más de trescientos migrantes y refugiados han fallecido tan sólo este año al cruzar el mar de Libia hacia Europa, aunque podrían ser muchos más, asegura ACNUR. "Tememos que, sin un aumento urgente de la capacidad de búsqueda y rescate, existe el riesgo de otro desastre similar a los incidentes que han atestiguado una gran pérdida de vidas en el Mediterráneo central antes del lanzamiento de Mare Nostrum", expresaron conjuntamente ACNUR y la Organización Internacional para los Migrantes en un comunicado. Estas organizaciones hacen referencia a la operación italiana Mare Nostrum, que contribuyó al rescate de alrededor de 150 mil refugiados y migrantes en el mar desde octubre de 2013 a octubre de 2014.

Una de las personalidades que recientemente ha respondido a la actual crisis migratoria del mediterráneo es el artista urbano británico Banksy, quien anunció la fundación y el financiamiento de la embarcación Louise Michel, dedicada a rescatar migrantes y refugiados en el mar Mediterráneo. La embarcación partió en secreto de un puerto español el 18 de agosto y realizó su primera misión de rescate en el Mediterráneo el pasado 27 de agosto y, según informes del día siguiente, su intención es llevar a las 89 personas rescatadas (catorce de ellas, mujeres, además de cuatro niños) a un puerto marítimo para desembarcar, o bien transferirlos a un buque guardacostas europeo.

Su tripulación consiste de activistas europeos con vasta experiencia en operaciones de búsqueda y rescate de migrantes en el mar. Banksy decoró el barco con pintura color rosa brillante y la imagen de una niña con un chaleco salvavidas sosteniendo una boya de seguridad en forma de corazón, similar a su popular obra Niña con globo. El nombre de la embarcación proviene de una conocida anarquista francesa del siglo XIX.

En este caso, el papel de Bansky se limita al financiamiento, aunque su interés por el tema es conocido, pues su obra artística involucra temas como la migración forzada, la corrupción y la guerra. La embarcación puede desplazarse más rápido en comparación a otros barcos de organizaciones no gubernamentales, con el fin de llegar a los naufragios antes que las autoridades libias, conocidas por regresar al país a los migrantes. Según cifras de finales de julio, las autoridades libias han regresado, en 2020, más de 6 mil 200 migrantes a sus costas y se espera, se rebasen las cifras de 2019 (9,035 migrantes) durante este año, afirma ACNUR.

Según estos datos de ACNUR, miles de migrantes sufren actualmente violaciones extremas a los derechos humanos en sus viajes entre el oeste y el este africano, así como a través de la costa mediterránea de África. Estos actos de brutalidad e inhumanidad provienen de traficantes, contrabandistas, milicias y, en algunos casos, de parte de funcionarios del Estado. Los peligros que enfrentan los migrantes incluyen matanzas aleatorias, violencia sexual, tortura, trabajo forzado y golpizas.

Estos números plantean un escenario desalentador para la crisis humanitaria provocada por la migración a través del mar Mediterráneo en 2020, por lo que más acciones, como la de Banksy, son necesarias; tanto de parte de otras organizaciones no gubernamentales como de gobiernos europeos.