Cómo el cambio climático triplicará las inundaciones de hogares de bajos ingresos

Nueva York, Massachusetts y Nueva Jersey serán los estados más afectados en las próximas décadas en Estados Unidos

Científicos predicen que para 2050 se aumentará al triple el riesgo de inundación en las zonas costeras con viviendas de bajos ingresos en Estados Unidos

Investigadores afirman que, para 2050, el riesgo de inundación para las viviendas de bajos ingresos en Estados Unidos se triplicará debido al cambio climático. Según el estudio publicado en la revista Environmental Research Letters, el número de viviendas asequibles en riesgo de inundaciones en las próximas tres décadas podría incrementarse a casi 25 mil. Los residentes de bajos ingresos más propensos a estas afectaciones serán los de Nueva York, Massachusetts y Nueva Jersey, estados donde existen miles de unidades de vivienda asequible en riesgo por inundaciones costeras crónicas.

Parte del problema, explica el estudio publicado el 1 de diciembre de 2020, reside en que las viviendas para personas de bajos ingresos en Estados Unidos se han ubicado desproporcionadamente en zonas susceptibles a inundarse. De acuerdo a los investigadores, para 2050 prácticamente todos los estados costeros de aquel país tendrán viviendas asequibles expuestas a más de un evento de inundación por año, en promedio. Esto se traduciría a 4,474 unidades de vivienda inundadas por año en Nueva York; 3,167 en Atlantic City, Nueva Jersey, y 3,042 en Boston, Massachusetts. El estudio también señala a California y Florida como otros puntos críticos de riesgo.

En concordancia, otro estudio publicado en la revista Scientific Reports el 30 de julio señala que el área de la superficie terrestre susceptible a eventos de inundación extremos aumentará un 48% globalmente. En consecuencia, 77 millones de personas más estarán en riesgo de padecer el impacto de estos desastres, un aumento del 52% a 225 millones. En términos económicos, el riesgo en términos de infraestructura expuesta aumentará hasta en 14.2 billones de dólares, es decir, el 20% del producto interno bruto (PIB) mundial. Estas proyecciones, apunta el estudio, se realizaron considerando un escenario climático donde las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera continúan aumentando rápidamente.

Trágicamente, la perspectiva del primer estudio indica que, incluso de conseguir una disminución drástica de las emisiones de gas de invernadero, el riesgo de más inundaciones se mantendría. Esto debido al calentamiento ya atrapado dentro del sistema climático. Los autores del estudio subrayan el impacto duradero de estas inundaciones en las comunidades de bajos ingresos. Ahí, a diferencia de las comunidades con propietarios más ricos, se tienen más dificultades para encontrar los fondos para recuperarse de una inundación, poniéndose en peligro la salud y la seguridad financiera de los residentes de estas zonas.

Esta misma disparidad de los efectos del cambio climático con base en la posición socioeconómica la encuentran otras investigaciones en la materia. En este sentido, un metanálisis publicado en la revista Nature, concluyó que los países de ingresos medios experimentarán un mayor porcentaje de migración debido a efectos del cambio climático. En comparación, los habitantes de países de ingreso bajo se verán obligados a permanecer en sus lugares de origen debido a la imposibilidad de costear los altos gastos de migrar. Por su lado, los habitantes de naciones de ingreso alto serán quienes menos se verán afectados por los efectos del cambio climático, gracias a la existencia de redes de seguridad social más amplias.

Como estos estudios sugieren, los efectos del cambio climático afectarán de forma dispar a los habitantes alrededor del mundo. Así apunta particularmente el estudio que predice un aumento en el riesgo de inundación de hogares de bajos ingresos, aunado al metanálisis sobre la migración y el calentamiento global. Debido a esto, es urgente para los países y organizaciones internacionales actuar oportunamente con el fin de mitigar estos efectos en las comunidades más vulnerables.