Cuáles son los estímulos fiscales que se otorgan en México para vehículos eléctricos

Actualmente, se contempla la exención de impuestos como el ISAN y el IGI, así como mayores deducciones del ISR

Para incentivar el uso y la compra de automóviles eléctricos, en beneficio del medio ambiente, la legislación mexicana contempla algunos estímulos fiscales

Los vehículos eléctricos han ganado, en años recientes, popularidad como una alternativa de transporte limpio. Esto se reflejó, en 2020, con un aumento en la capitalización de Tesla Motors, la empresa de autos eléctricos de Elon Musk, que alcanzó los 60 mil millones de dólares. En algunos países, como México, se han legislado estímulos fiscales para motivar un mayor uso de estos automóviles.

En el país, la Ley de ingresos de la federación contempla estímulos fiscales tales como exentar del pago del impuesto sobre automóviles nuevos (ISAN) cuando se enajenen o importen definitivamente automóviles eléctricos. Esta exención también contempla a automóviles eléctricos que además cuenten con motor de combustión interna o con motor accionado por hidrógeno. Respecto al impuesto general de importación (IGI) los vehículos eléctricos importados están exentos de pagar aranceles.

Otro estímulo fiscal lo establece la Ley del impuesto sobre la renta (ISR), que contempla una deducción para autos eléctricos de hasta 250 mil pesos del monto original de inversión. Esta cantidad es superior a la contemplada por dicha ley para los vehículos convencionales, 175 mil pesos. Además, tratándose del arrendamiento de vehículos eléctricos, la Ley del ISR contempla una deducción diaria de 285 pesos, cuando se compruebe que dicho arrendamiento es indispensable para la actividad del contribuyente. En comparación, la ley sólo contempla una deducción diaria de 200 pesos cuando la renta se trata de un automóvil convencional.

A nivel estatal, en diversas entidades federativas los vehículos eléctricos cuentan con varios estímulos fiscales, por ejemplo, están exentos del pago de tenencia, aunque las condiciones de esta exención varían de estado a estado. También dependiendo de la legislación local, los autos eléctricos no están sometidos al programa de verificación vehicular, por no producir emisiones contaminantes.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la venta de autos híbridos y eléctricos registró una contracción de 9.6%, entre enero y octubre de 2020, comparado con 2019. En este contexto, actores del sector automotriz, como la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, se han posicionado respecto a la necesidad de mayores estímulos fiscales, así como más políticas públicas para los autos eléctricos.

Bajo este panorama, NotiPress entrevistó a Álvaro de la Paz, director de ingeniería de eZERO para hablar sobre esta problemática. En México, según el experto, los principales obstáculos para la adopción masiva de vehículos eléctricos son la autonomía, precio y falta de infraestructura. Asimismo, el directivo de la empresa dedicada a la comercialización de vehículos utilitarios eléctricos señaló, en el país aún hay una falta de comprensión de la nueva tecnología que ofrece la electromovilidad. De igual forma, afirmó,

"Una autonomía comparable a la de los vehículos de combustible resulta inútil para un vehículo eléctrico. A diferencia del primero, un vehículo eléctrico puede reabastecer en los periodos de estacionamiento conectado a la red eléctrica disponible en todas las ciudades", indicó De la Paz. "No depende de la infraestructura de abasto como electrolineras; se reabastece cotidianamente sin molestias en casa o la sede de la empresa", explicó.

El pasado mes de noviembre, el senador Raúl Bolaños-Cacho Cué planteó al senado de la república la necesidad de un programa para sustituir los vehículos convencionales por autos híbridos y eléctricos. En una iniciativa para reformar los artículos 34 y 102 de la Ley general de cambio climático, señaló que esto beneficiaría al medio ambiente, a la salud humana y la eficiencia energética. Esta reforma permitiría también, apunta el senador, cumplir las metas y compromisos internacionales en materia de cambio climático.

Aunque los autos eléctricos son una alternativa para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero provenientes del transporte, aún no son una opción al alcance de todos. Sin embargo, con la implementación de más y mejores estímulos fiscales para estos vehículos, podría incentivarse la adopción de esta tecnología en México.