Huracán Pamela: esto debes saber antes de su llegada a México

El ciclón Pamela alzancó la categoría 1 en la escala Saffir-Simpson en su camino a las costas del Pacífico

El noreste de México se encuentra alerta por los daños que pueda causar el huracán Pamela a partir de las primeras horas del miércoles 13 de octubre de 2021

La tormenta tropical Pamela, formada el domingo 10 de octubre de 2021, se intensificó a huracán de categoría 1 y amenaza a estados del noreste de México con alcanzar la tercera clasificación. Se pronostican lluvias torrenciales, vientos huracanados y oleaje elevado, por lo que protección civil recomendó extremar precauciones.

De acuerdo al más reciente informe de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), Pamela se localiza a 405 kilómetros al suroeste de Mazatlán, con vientos máximos sostenidos de 130 kilómetros por hora. Los pronósticos indican que el huracán se intensificará a categoría 3 de la escala Saffir-Simpson e impactará al estado de Sinaloa desde las 6:00 de la mañana del miércoles 13 de octubre de 2021 con vientos de más de 180 km/h. Después de que Pamela toque tierras mexicanas, se moverá al noreste para llegar a Coahuila la noche del miércoles y se espera abandone el país la tarde del jueves 14 de octubre de 2021.

Para Baja California Sur, Chihuahua, Coahuila, Colima, Durango, Jalisco, Michoacán, Nayarit y Sonora se esperan lluvias acompañadas de descargas eléctricas, y posibles granizadas. Originando deslaves, incremento en niveles de ríos y arroyos, inundaciones en zonas bajas y daños al pavimento. Por su parte, el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos anticipa una onda tropical sobre el caribe central con 20% de probabilidad de desarrollo ciclónico para los próximos cinco días.

Las medidas a seguir por parte de la Dirección de meteorología de la Secretaría de Marina se dividen en tres: antes, durante y después del huracán. Previo a que Pamela llegue a tierras mexicanas, dependiendo del nivel de la alerta y las instrucciones de las autoridades locales, es necesario preparar un kit de supervivencia básico. Este debe tener alimentos no perecederos, alcohol, agua oxigenada, vendas, tijeras y antibióticos. Se debe contar con agua potable, estimando dos litros de agua diarios por persona. Además de prever un vehículo con tanque lleno de gasolina, en caso de ser necesario evacuar.

Mientas el huracán esté en tierra se recomienda saber lo básico y resguardarse lo más pronto posible antes de la llegada de la línea de vientos más agresiva. Mantenerse alejado en todo momento de ventanas, tener cortinas completamente cerradas para evitar lesiones en caso de ruptura de cristal. Desconectar todos los electrodomésticos para evitar un corto circuito y reducir la posibilidad de problemas mayores. Se alerta de un periodo breve de calma engañoso, de al rededor de una hora de duración, que en realidad indica que se está en el centro de la tormenta.

Una vez que Pamela haya pasado se debe estar alerta, pues este momento será el más peligroso debido a la aparición de derrumbes y cableados eléctricos al descubierto. Se recomienda no salir de casa hasta que las autoridades lo indiquen, no utilizar los teléfonos, a excepción de una emergencia, con el fin de no colapsar las líneas de comunicación. Evitar consumir agua de grifo, pues podría estar contaminada. Al salir de casa después del llamado oficial, mantenerse alejado de árboles o estructuras con aspecto inestable.

CONAGUA explicó que Pamela alcanzó la categoría de huracán debido a que su área nubosa cubre una extensión mayor a 500 kilómetros de diametro y sus vientos superaron los 119 kilómetros por hora. El tipo de daños estimados dependerán de la clasificación en la escala Saffir-Simpson; para la categoría 1 se espera la caída de arboles y daños al tendido eléctrico. La segunda presenta, adicionalmente a los daños de la primera jerarquía, afectaciones en tejados, puertas y ventanas, así como el desprendimiento de ventanas. La categoría tres suma grietas en construcciones a los daños ocasionados por las dos clasificaciones anteriores.