Comunicación estratégica se convierte en un reto para la industria farmacéutica

Redes sociales pueden ser aliadas en materia de comunicación ante las crisis sanitarias

Especialistas de la escuela de liderazgo Misuqui informaron, la comunicación estratégica presenta un riesgo para la industria farmacéutica ante la pandemia

La comunicación estratégica es un reto para la industria farmacéutica en los escenarios de crisis actuales. Factores como la organización y reputación corporativa se han visto mermados por la situación de crisis sanitaria actual. Asimismo, la gestión de comunicación dentro y fuera de Internet es crucial para generar canales de acceso, información y venta de fármacos con el sector consumidor en la transformación digital.

Así lo consideran las periodistas y consultoras españolas Mireia Suárez y Julia Tábora, impulsoras de la escuela de liderazgo especializada en estrategias de comunicación Misuqui. En este sentido, también son creadoras del primer manual de comunicación especializado al manejo de crisis para los laboratorios y otras entidades del sector salud, según informó la escuela en un comunicado consultado por NotiPress.

Según datos de Statista, la industria farmacéutica estadounidense generó 533.5 mil millones de dólares (mmd) en facturación durante el primer año de la pandemia por Covid-19. Estados Unidos ha permanecido como el mercado más fuerte de la farmacéutica, seguido por China, Japón, Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, Canadá, España y Brasil. Entre los factores que repercuten en la industria se encuentran las campañas de desprestigio en redes sociales, derivadas del manejo sanitario local e internacional.

En la opinión de las consultoras Tábora y Suárez, es necesario que las farmacéuticas cuenten con metodología y planificación diseñadas tanto para prevenir como para abordar las situaciones de riesgo. Estas situaciones de riesgo pueden ser internas o externas, y deben incluir las dificultades que presentó la crisis sanitaria en materia de salud ciudadana.

Las especialistas destacaron la importancia de generar gestión y relación con los medios de comunicación, agencias de noticias, y la opinión pública. Ello sin descuidar los canales de comunicación en línea y redes sociales, cuya participación aumentó en la pandemia. Statista informó de que el pronóstico de crecimiento del mercado de redes sociales es 200 mmd para 2024, y Estados Unidos permanece como la nación con mayor participación.

Asimismo, las especialistas, que han asesorado a entidades de referencia internacional como Pfizer, Procter&Gamble, ROVI, Pierre Fabre o Almirall informaron: "las redes sociales pueden ser el mejor aliado o peor enemigo en medio de una crisis, en función de la estrategia de comunicación que se implemente y su velocidad de respuesta".

El manual de crisis propuesto por Tábora y Suárez, divide el plan estratégico en siete fases: anticipación, evaluación de riesgos y formación de comité, minimización de daños, acciones de comunicación desde el laboratorio, seguimiento de información de los medios, evaluación de resultados, y finalmente una reflexión sobre el aprendizaje a raíz de la crisis. Al abordar los escenarios de crisis es imprescindible contar con un plan que garantice respuesta rápida y precisa, que dé tranquilidad y confianza a las instituciones públicas y consumidores, concluyeron las consultoras.