Por qué el 2021 terminó con desaceleración de la inflación en México

 07-01-2022
Emiliano Fuentes

 

   

 

Crédito foto: Sergio Cara (NotiPress)

Crédito foto: Sergio Cara (NotiPress)

 

Para terminar el año, la inflación de diciembre 2021 se ubicó a una tasa anual de 7.36% y una tasa mensual de 0.36%. Esto significó la cifra más elevada para un cierre de año desde el 2000, pero también una desaceleración de la tendencia progresiva que tenía el indicador.

Según información de Banco BASE, el dato de aumento generalizado en los precios se ubicó por debajo de los pronósticos del mercado para este comienzo de 2022. Lo anterior, debido en gran medida a que la inflación no subyacente se ubicó a una tasa mensual de -0.90% y a tasa anual de 11.74%. Vale recordar que la inflación no subyacente incluye productos y servicios donde la evolución de los precios dependen escasamente de la política monetaria. Esto quiere decir elementos de la economía como alimentos, combustibles y servicios públicos.

Con datos de Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), durante la segunda quincena de diciembre, los precios del componente no subyacente se desaceleraron nuevamente a una tasa quincenal de 0.54% y empujando al indicador general a cerrar el año. En la segunda quincena de diciembre, los precios del componente no subyacente bajaron nuevamente a una tasa quincenal de 0.54%, siendo la principal razón de que la inflación general de diciembre 2021 se ubicara por debajo de lo esperado.

Por su parte, al interior de la inflación no subyacente, fueron los precios de los productos agropecuarios los que mostraron un cambio de tendencia y tuvieron ligeras disminuciones. Destaca la reducción de precios en el componente de frutas y verduras de -2.36% y por el contrario los pecuarios se elevaron 1.98%. No obstante, en comparación anual de diciembre continúan las presiones significativas sobre los precios. El componente de frutas y verduras mostró un aumento inflacionario en 2021 por 21.73% y los productos pecuarios una inflación de 11.11%.

También vale destacar el componente de energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno con una reducción mensual de precios de 1.56% y a tasa anual de 8.68%. En este sentido, la puesta en marcha del programa de Gas Bienestar de la actual administración ha logrado reducir el aumento de precios el último mes del 2021. No obstante este esfuerzo no es suficiente para amortizar la tasa de inflación anual de energéticos que se ubicó en su mayor nivel al cierre de 2021 desde 2018. Del otro lado de la inflación, la subyacente se ubicó muy cerca de las estimaciones para finalizar 2021. A tasa anual el aumento se ubicó en 5.94% siendo su mayor nivel para un cierre de año desde diciembre 2000. Con dichos datos, se espera que para el resto de 2022 la inflación se ubique por arriba de 4%.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS