Economía circular reduciría contaminación y ayudaría a combatir el cambio climático

 27-03-2021
Antonio Moreno

 

   

 

Crédito foto: The Creative Exchange en Unsplash

Crédito foto: The Creative Exchange en Unsplash

 

Con el fin de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y combatir el cambio climático, la economía circular representa una alternativa a los procesos de producción y consumo en el mundo. Una de las medidas dentro de dicho sistema es reducir la producción de materiales contaminantes como el plástico y materiales de construcción para lograr mitigar la acumulación de residuos en el futuro. Además, con la economía circular se podrían generar miles de empleos a pesar de la automatización de las compañías.

Acorde con el director de Ia Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) en Uruguay, Argentina, Chile y Paraguay, Manuel Albaladejo, el modelo económico actual es despilfarrador. Asimismo, la transición a una economía circular depende del grado de industrialización de la región, el nivel de desarrollo tecnológico, disponibilidad de recursos humanos cualificados y acceso a la financiación.

La economía circular permite impulsar el crecimiento económico y generar empleo sin comprometer al medio ambiente, según Albaladejo. Además, ofrece soluciones sistémicas para el desarrollo económico abordando retos como el cambio climático, pérdida de biodiversidad, contaminación y el incremento de desperdicios. Para logarlo, el modelo se basa en eliminar estos residuos y contaminación, mantener productos y minerales en uso, y regenerar sistemas naturales.

Bajo el sistema de economía circular, los materiales y productos fabricados por el humano permanecen en uso el mayor tiempo posible, impulsando el reciclaje y la reutilización. Asimismo, después de que estos materiales pasen por múltiples usos, la materia prima regresa a la naturaleza como composta para aportar nutrientes a ecosistemas naturales.

Según Albaladejo, en conjunto con Paula Mirazo de la ONUDI, al cambiar la forma de producción de acero, cemento, aluminio y plástico se podrían reducir las emisiones de gases de efecto invernadero hasta en un 40 por ciento para 2050. De la misma manera, el uso de acero reciclado o reutilizado para la construcción de edificios podría generar ahorros del 25% en los costos de material. Así, con la reducción de la producción y consumo de plástico se podría evitar un tercio de la generación global de residuos plásticos para 2040, acorde con los expertos de la ONUDI.

Estas medidas, acorde con Albaladejo, ayudarían a la creación de 4 millones 800 mil puestos de trabajo en América Latina y el Caribe. Asimismo, según la Comisión Europea, la aplicación de la economía circular podría generar cerca de 700 mil nuevos empleos. Ello, a pesar de la automatización de las fábricas y la pérdida de puestos que ello implica.

Uno de los retos para abordar la economía circular en todo el mundo es el acceso a la financiación, lo cual puede detener la transición hacia este nuevo esquema. Los beneficios, aparte de la generación de empleos, van dirigidos a combatir el cambio climático y reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS