Entre la turbulencia y la calma económica: un fenómeno mundial

 31-08-2019
Sergio F Cara

 

   

 

Un fenómeno mundial se gesta y la última semana del mes de agosto de 2019, tanto en México como en los mercados de Estados Unidos y Europa han tenido una constante de señales que van de la turbulencia a la calma sin dejar de causar incertidumbre.

Estados Unidos en su guerra comercial con China empezó la semana anunciando que a partir del 1 de octubre de 2019 incrementaría de 25% a 30% los aranceles alcanzando los 250 mil millones de importaciones del país que ya están en vigor, esto en respuesta a las medidas del país oriental con respecto a nuevos aranceles sobre los 75 mil millones en importaciones de Estados Unidos y arancel adicional del 5% a la importación de soya, así como un impuesto del 25% sobre la importación de automóviles.

Las noticias causaron impacto en los mercados creando depreciación en monedas. Aunque Donald Trump en medio de la cumbre del G-7 dio señales de un posible acuerdo, esto fue desmentido por el asesor económico de la Casa Blanca, Peter Navarro que dio una baja probabilidad a lograr algo favorable en el corto plazo. El ministro de comercio de China, Geo Feng, afirmó que esta guerra comercial no es buena para ninguno de los dos países ni para el mundo.

Europa reaccionó de forma positiva en sus mercados de capitales frente a la declaración de Trump, pero esto se vio empañado por los indicadores económicos que mostraron contracción en la estimación de crecimiento disminuyendo 0.1%. Acompañado por la alta probabilidad de un hard Brexit que propicia contracción económica y una recesión global, según Banco Base.

Asimismo, un hecho relevante para la economía de América Latina ha sido el recorte de la calificación crediticia por parte de la agencia Standard & Poor’s (S&P) de la deuda en moneda nacional y extranjera de Argentina de B- a "default selectivo", esto se da cuando se incumple algunas obligaciones pero continua al corriente en otras, señala que es un foco rojo de posibles incumplimientos posteriores.

En México, la moneda estadounidense fluctuó entre 19.80 y 20.25 pesos por dólar, con señales positivas y negativas para los mercados. Por una parte, la influencia de la guerra comercial del vecino país con China, la posibilidad de un mayor recorte en la tasa de interés por parte del Banco Central de México (Banxico) pero también el acuerdo alcanzado por el presidente Andrés Manuel López Obrador con Grupo Carso sobre las condiciones de contratos de gaseoductos que generó tranquilidad al sector empresarial.

Para la primera semana de septiembre, tanto Estados Unidos como Europa presentarán sus indicadores del Producto Manufacturero Interno (PMI) cuyo comportamiento dará señales sobre el futuro del crecimiento económico.

México, también presentará el PMI y el indicador de confianza del consumidor. Al conocer estos dos parámetros los mercados podrán tener una visión un poco más clara de si las medidas que está tomando el gobierno están siendo efectivas para lograr el rango de crecimiento estimado por Banxico de una previsión de crecimiento para 2019 en un intervalo entre 0.8 y 1.8%. La turbulencia y la calma en la economía ha sido una constante en México, pero también el fenómeno ocurre en a nivel global.