Estados Unidos espera de China el mismo compromiso de México en comercio

 13-08-2019
Jean Daniel López Camacho

 

   

 

Tras el anuncio dado a conocer la semana pasada sobre el incremento de un 10% a los aranceles de los productos exportados de China a Estados Unidos, que entraría en vigor a partir del el próximo 1° de septiembre, el Ministerio de Comercio de la República Popular China publicó un comunicado en su página web donde da a conocer su posición respecto a la compra de los productos agrícolas a Estados Unidos: han suspendido su adquisición.

China considera que esta medida de Estados Unidos viola los acuerdos alcanzados en la pasada Cumbre del G20 en Osaka, Japón. Con miras a llevar a cabo importación mutua de productos de alta calidad, apela a cumplir los compromisos acordados, creando las "condiciones necesarias para las cooperaciones agrícolas de ambos países". En tanto no existan dichas condiciones, China no realizara compras de productos agrícolas.

Según datos del Observatory of Economic Complexity, Estados Unidos es la tercera economía de exportación a nivel global, ascendiendo a 1,25 billones de dólares; China se encuentra en tercer lugar como país destino de esas importaciones, después de México y Canadá, que se encuentran en primer y segundo lugar respectivamente.

En una economía en contracción, perder al tercer mercado más importante podría hacer tambalear la economía de cualquier país, no obstante, analistas como Scott Walker consideran que la economía de Estados Unidos es muy buena, basándose en estadísticas del U.S. Bureau of Economic Analysis, enfocadas a la ocupación y índice el desempleo (el más bajo desde 1969), poniendo como ejemplo el aumento en las compensaciones de los ingresos personales, aumentando un 4.5% en 2017, año en que tomó posesión del cargo el presidente Donald Trump, 5% en 2018 y manteniendo la tendencia a la alza en un 3.4 en el segundo trimestre de 2019.

Sin embargo, un país productor que pierde mercado como lo hace Estados Unidos, al imponer arbitrariamente aranceles, puede verse afectado al tener mano de obra y excedente de producto terminado. Y el presidente Donald Trump lo sabe. La mañana del 11 de agosto, en su cuenta oficial de Twitter hacía una comparación entre el compromiso de México respecto a lo acordado con China, remarcando el buen trabajo en la frontera del primero, y la ausencia de las compras de los productos agrícolas del segundo, esperando que empiecen a hacerlo pronto.

La presión seguirá sobre China, quién estará respondiendo de acuerdo con lo que Estados Unidos considere pertinente para sus productores, mientras tanto, éste ya se encuentra con proyecciones a la baja en el pronóstico de sus exportaciones por parte de su propio Departamento de Agricultura.