Frenar la escalada comercial, el objetivo de China con Estados Unidos

 30-08-2019
B Amigon

 

   

 

En recientes fechas, la guerra comercial entre Estados Unidos y China ha aumentado en tensiones, provocando que el mundo se encuentre en un estira y afloja, pues las decisiones de uno u otro líder repercuten en la economía mundial. Desde el anuncio del incremento arancelario por parte del presidente estadounidense, Donald Trump, China busca el diálogo para detener la escalada comercial. No obstante, se mantiene la incertidumbre con respecto al futuro de la relación comercial entre las dos naciones. El asesor económico de la Casa Blanca, Peter Navarro, señaló en una entrevista, es poco probable que se logre "algo rápido" en las negociaciones.

Trump anunció el 23 de agosto de 2019 que impondría nuevos aranceles del 25 al 30% a productos exportados chinos con un valor de 250 mil millones de dólares (mmdd) con fecha al 1 de octubre.

Este anuncio se une a los ya estipulados para el 1 de septiembre en 300,000 mdd al 15%, 5 por ciento más que lo dicho en un principio, fechados para el 15 de diciembre.

Estas acciones del país norteamericano han generado muchas opiniones en contra ya que, como se ha demostrado con la pérdida de la bolsa en Wall Street y la afectación a diferentes economías de cada país, la estrategia comercial llevada a cabo por Trump sólo afecta negativamente a la economía, incluida la estadounidense.

Por su parte, ante los aranceles con fecha en octubre, China declaró que trataría de evitar la escalada comercial, pero está en la capacidad de tomar represalias en contra; por lo menos, no habrá acciones inmediatas.

"China se opone categóricamente a la escalada de la guerra comercial", declaró Gao Feng, portavoz del Ministerio de Comercios, "queremos resolver el problema a través de la cooperación y las negociaciones tranquilas".

Asimismo, el portavoz aseguró que los equipos de trabajo para resolver esta problemática deben trabajar juntos para, en primer lugar, quitar las nuevas tarifas con el propósito de detener la escalada en un guerra comercial que no beneficiaría a nadie.

Mientras las negociaciones se realizan, las exportaciones y las empresas sufren de las amenazas de ambos países. Las exportaciones de los países del G20 disminuyeron un 1,9% en el segundo trimestre del 2019; de manera específica, para China bajaron en 5,3% y un 1,15% para Estados Unidos, los niveles más bajos en cada país desde hace al menos un año.

Queda entonces esperar a las negociaciones que tendrán partida en septiembre para que esta guerra comercial termine o, al menos, pueda detener alguno de los impuestos en contra de los productos exportados.