Gobiernos esperan que políticas fiscales repunten economía mundial tras coronavirus

 29-03-2020
Iván González

 

   

 

Ante el embate de la pandemia generada por el coronavirus, la economía mundial se encuentra tambaleante y en estado de alarma: las principales bolsas cayeron, empresas van a bancarrota y las perspectivas para un mejor futuro parecen no asomarse. Por ello, los gobiernos de todo el mundo están tomando una serie de medidas para hacer frente al COVID-19 y salir de la mejor manera de la tormenta.

Según Paul Donovan, Chief Economist de UBS Global Wealth Management, se está reduciendo deliberadamente el PIB por parte de los gobiernos de la mayoría de los países para crear una caída en la demanda; esta acción representa la Fase 1. Cuando los gobiernos dejen de reducir voluntariamente el PIB, se creará un repunte económico; esta es la Fase 2. En resumen, los gobiernos mundiales están reduciendo el dolor económico en la Fase 1 para dejar que la política fiscal haga su trabajo en la Fase 2 y se pueda repuntar la inercia negativa que ha traído consigo el coronavirus.

Acciones como esta han tenido lugar en México, donde el Banco de México (Banxico) recortó 50 puntos base a la tasa de interés el 20 de marzo de 2020; sin embargo, a pesar de la caída a 6.5%, los expertos opinan que esta acción, por sí sola, podrá ser capaz de generar empleos y dar vuelta a la página. En la percepción de Bendreff Desilus Augustin, académico de la Universidad La Salle, la reducción de la tasa de interés debe estar apoyada en una reducción de impuestos para, así, solventar recursos financieros a los empresarios necesarios para la generación de empleos.

Para que medidas como la reducción en la tasa de interés tengan el efecto deseado, deben ser apoyadas por otras medidas en pro de la economía de la población del país, como aumentar los subsidios y programas sociales -sobre todo a los sectores de riesgo- y disminuir o posponer el pago de subsidios.

Los estabilizadores automáticos, conocidos así por Paul Donovan, son un antidepresivo económico en la Fase 1; el seguro de desempleo, las tasas bajas de impuestos y los esquemas de salvaguarda de empleos evitan que las cosas se pongan se pongan peor, pero no son un estímulo. La lógica de estas acciones es hacer más corta la Fase 1 y darle mejores condiciones económicas a la población para mantener sus empleos cuando termine la pandemia, pues sólo así podrán hacer inversiones.

Las próximas acciones a tomar por parte del Banco de México serán reveladas a principios de abril; será hasta entonces cuando sepamos si deciden seguir el camino establecido por la mayoría de los gobiernos mundiales o si optan por un camino alternativo para hacer frente al coronavirus.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS

 

-