“Inaceptables” las exigencias de Estados Unidos para ratificar T-MEC

 03-12-2019
Emiliano Fuentes

 

   

 

Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aclaró en conferencia matutina del 3 de diciembre 2019, que en las negociaciones para lograr el denominado Tratado Comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), el gobierno estadounidense proponía una especie de supervisores en la aplicación de las leyes emanadas de la reforma laboral, a lo cual la delegación negociadora mexicana en Washington se negó rotundamente.

T-MEC ha adquirido gran relevancia desde su firma el 30 de noviembre de 2018 en Buenos Aires, de manera que es mencionado en el aprobado paquete económico 2020, como factor clave para lograr las metas económicas de 2020. En concordancia con este interés particular, los senadores de México aprobaron el tratado el 19 de junio 2019 con las reformas constitucionales pertinentes para cumplir con lo establecido en el documento; en especial en lo relacionado con atender las exigencias estadounidenses en cuanto a leyes laborales, es decir, atender las libertades sindicales, las condiciones de trabajo y los salarios justos.

Después de meses de negociaciones entre representantes de los tres países, en la conferencia matutina del 3 diciembre 2019, López Obrador informó que su administración no aceptó la propuesta de Estados Unidos de imponer inspectores para examinar si las empresas mexicanas cumplen los compromisos laborales adquiridos en el T-MEC.

"Están planteando que pueda haber una especie de supervisión sobre el cumplimiento de la ley. Nosotros no aceptamos eso, el que haya una especie de inspectores para ver si una empresa cumple con lo establecido por la ley", comentó AMLO al respecto.

López Obrador aclaró, de parte de México se aceptaron cambios en la reforma laboral del país puesto que coincidía con los intereses nacionales, sobre todo en cuanto a derechos de los trabajadores. Aseveró estar de acuerdo "con lo que nos han pedido los trabajadores durante mucho tiempo, el que haya democracia sindical, que no haya dirigentes impuestos, que no haya sindicatos blancos, que no haya líderes charros" al respecto de las exigencias estadounidenses.

El mandatario explicó que, en su lugar, propusieron a Estados Unidos la implementación de paneles en caso de que haya controversias laborales en alguna empresa. En ellos, participaría un representante estadounidense, uno mexicano, y un tercero, y así determinar si se cumplió o no con la norma.

Ante la postura del presidente, la iniciativa privada mostró su respaldo y su rechazo ante las nuevas exigencias que consideraron "Inaceptables". En comunicado de prensa el 2 de diciembre 2019, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) informó, en las negociaciones del T-MEC, la administración de Donald Trump ha realizado demandas, en materia laboral, extremas y "totalmente inaceptables".

CCE reiteró, "el gobierno mexicano tendrá nuestro apoyo para generar contrapropuestas y mantener una postura firme en defensa de la competitividad del país".