Incertidumbre económica mundial altera precios de principales commodities

 19-03-2020
Emiliano Fuentes

 

   

 

En la segunda quincena de marzo 2020 continua la percepción de riesgo en los mercados tanto financieros como de commodities a nivel mundial, como ha sucedido desde el 20 de enero 2020 cuando inició la propagación del covid-19, donde la percepción de riesgo se relaciona directamente con las consecuencias de la pandemia en el crecimiento económico global; esto ha traído movimientos inesperados en los principales commodities.

Comportamiento de los commodities agrícolas se vieron seriamente afectadas, pues esta pandemia reforzó las dificultades de largo plazo establecidas en estos mercados, añadiendo una presión bajista a los precios. Esto se debe a que la pandemia sigue avanzando, los países europeos y asiáticos han optado por medidas de contingencia deteniendo la actividad económica mundial y haciendo probable una recesión de gran magnitud.

Bajo este contexto, bancos centrales y diferentes gobiernos comenzaron políticas monetarias y fiscales expansivas, buscando estabilizar el sistema financiero e incentivar el crecimiento económico. La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) recortó la tasa de interés a un rango entre 0% y 0.25% de forma extraordinaria limitando acciones futuras de la institución en este mecanismo. Por su parte, se notificó un movimiento concertado con los bancos centrales de Canadá, Inglaterra, Japón, el Banco Central Europeo y el Banco Nacional de Suiza, para recortar a 25 puntos base (pb) las líneas de swap de dólares.

Sin embargo, los mayores estímulos no han ayudado a mejorar la percepción de riesgo sino que lo han incrementado. Lo anterior llevó a diversos metales industriales a registrar pérdidas significativas, dado que el entorno económico en crisis por el covid-19, sugiere la existencia de restricción en la demanda por dichos metales.

Ante esto, el cobre registra una pérdida de 7.78%, siendo esta su mayor contracción desde octubre del 2008. Zinc registró mínimos históricos de 1,814 dólares por tonelada métrica, no visto desde mayo del 2016, mientras que el aluminio tocó un precio 1,602 dólares por tonelada, no visto desde octubre del mismo año.

Un comportamiento de reacomodo de inversiones se da en los precios del oro donde se ha registrado una disminución en esta época de crisis cuando al ser un activo refugio, su precio típicamente aumenta en escenarios de incertidumbre, contrario a lo observado. El temor en los mercados ante la pandemia ha llevado a inversionistas del mercado financiero a buscar liquidez para responder a las llamadas de margen y cubrirse de las pérdidas en los mercados de capitales, disminuyendo la demanda de oro para cubrir dichas llamadas de margen.

Así, la menor actividad económica global debida al coronavirus ya se empieza a ver reflejada en movimientos abruptos en los precios de las principales commodities debido a la modificación en el consumo y demanda de dichos elementos en las cadenas económicas globales de alimentos.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS

 

-