Asia se ve afectada por una segunda ola de COVID-19

 20-04-2020
Ali Figueroa

 

   

 

Una investigación realizada por Vox ha indicado que las autoridades, medios oficiales y especialistas en la salud en varios países del continente asiático reportan un repunte de casos por COVID-19 durante las primeras dos semanas de abril, sobre todo en las regiones de Singapur, Taiwan, y Hong Kong, donde anteriormente se había mitigado la curva de contagio y los casos se redujeron a cifras de un solo dígito por día.

De acuerdo con South China Morning Post, en Hong Kong se han implementado medidas agresivas de monitoreo y control para mitigar el crecimiento de contagios a partir de la segunda ola de COVID-19 en su país. Estas medidas incluyen la revisión constante del movimiento en la ciudad, restricción de vuelos internacionales y prohibición de entrada para extranjeros, análisis de saliva de todas aquellas personas que lleguen en vuelos internacionales al aeropuerto de Hong Kong, y la implementación de apps y brazaletes con objeto de gestionar las actividades cotidianas en cuestión de movilidad.

Las medidas de restricción en vuelos internacionales y la prohibición de entrada para extranjeros se han dado como respuesta frente a los 400 contagios registrados durante la última semana de marzo, así como ante la posibilidad de un aumento en los casos asintomáticos. Las cifras de contagios registradas el 17 de abril, dos semanas después de la implementación oficial de las restricciones, muestran que los casos positivos totales ascendieron a mil, pese a que la media de contagio por día se ha mantenido en números favorables, por debajo de las diez unidades.

Asimismo, el 14 de abril, Taiwan reportó 400 nuevos casos, con 338 importados, una cifra mayoritaria de contagios como consecuencia de la entrada en el país después del levantamiento de la cuarentena.

Por otro lado, en Singapur los contagios por COVID-19 se han multiplicado a un ritmo más acelerado, con 6 mil casos confirmados el 19 de abril, once días después de los primeros 41 casos reportados por los medios locales desde las medidas de control frente a la primera ola de contagios. A pesar de que las cifras de Hong Kong representan un escenario favorable, la nueva mitigación es de vital importancia, y aún debe implementarse en otras regiones; sobre todo en países con mayores complicaciones que Hong Kong, como en el caso de Singapur y Taiwan.

El factor común entre las medidas tomadas por Hong Kong, Singapur y Taiwan es la ausencia de cuarentenas y suspensión masiva de actividades; en estas regiones se implementaron medidas de prueba y análisis por fluidos, vigilancia, restricciones de movilidad, y monitoreos masivos, restricciones de viajes internacionales, así como la aplicación de distanciamiento solo para las personas contagiadas de COVID-19, o con síntomas afines. Según el epidemiólogo Gabriel Leung, la estrategia de levantamiento y suspensión de restricciones en Hong Kong representa la mejor opción para responder a la emergencia sanitaria de nuevas olas por la pandemia de COVID-19, y resalta su importancia en materia económica, en tanto la implementación de vigilancia estricta implica menos pérdidas que la incidencia de una pandemia en sus principales sectores productores.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS

 

-