Chile y Colombia a la vanguardia del transporte eléctrico en Latinoamérica

 25-07-2019
B Amigon

 

   

 

En la actualidad, casi todos los gobiernos del mundo se han comprometido para disminuir las emisiones de CO2 que contaminan el medio ambiente, ya fuera en tecnología, infraestructura o transporte. América Latina ha optado por comprar autobuses eléctricos a países extranjeros para alcanzar estas metas, de esta manera Colombia y Chile son los dos países a la vanguardia con las flotas más grandes de transporte eléctrico en la región.

Desde diciembre de 2018, Chile se convirtió en el primer país de Latinoamérica en tener una gran flota de autobuses eléctricos recorriendo las calles de Santiago de Chile. La renovación llamada 'Tercer Milenio' fue para mejorar el sistema operativo anterior, Transantiago, flota de transporte en mal estado con grandes retrasos y descontento de los usuarios.

Hasta el momento, Chile tiene 203 buses en funcionamiento y se espera para octubre de 2019 obtener 183 nuevos vehículos. Se está discutiendo la inclusión de 60 unidades más hasta obtener una licitación por 3,500 unidades eléctricas.

Colombia, a su vez, cuenta con transporte eléctrico en Cali, con 26 autobuses, Medellín, con 63 buses y 64 por llegar en agosto de 2019, y Bogotá, que tiene como objetivo para su primera etapa comprar 594 unidades para distribuir entre Suba Centro, Fontibón, Puente Grande, Perdomo, entre otros.

Sin embargo, los demás países latinoamericanos no se quedan atrás. En recientes meses Argentina también ha pedido una flota de autobuses eléctricos para la ciudad de Mendoza. La flota argentina está compuesta por 12 autobuses de 12 metros de largo del modelo K9 y se espera realizar más acuerdos para aumentar los nuevos transportes.

Por su parte, Panamá y Costa Rica buscan nuevos acuerdos para asegurar una licitación igual a los países vecinos. Panamá ha puesto a prueba un bus eléctrico de 12 metros modelo K9 después de la buena aceptación del público por un modelo k7 que recorre la zona del Casco Antiguo, pero ambos vehículos son prestados por la empresa BYD.

Casi todos los nuevos autobuses fueron fabricados por parte de BYD, una fabricante china que tiene acuerdos no sólo en Latinoamérica, sino en muchas otras partes del mundo. China se impuso como el líder en transporte eléctrico; por ejemplo, toda la flota de autobuses de la ciudad de Shenzen está compuesta únicamente por vehículos eléctricos.

Brasil, que cuenta con una planta de fabricación de la empresa china desde 2015, ya ha implementado un acuerdo por más de 15 autobuses en São Paulo y cada vez más ciudades, como Santos, Campinas, Bauru y Maringá, convienen acuerdos parecidos.

Con los acuerdos que se realizan para aumentar la flota de autobuses en cada país y ciudad de Latinoamérica por parte de la industria china BYD, sólo falta por ver quien será el líder en transporte amigable al ambiente, si Chile o Colombia. Mientras tanto los usuarios pueden gozar de un vehículo seguro, no-ruidoso y sin emisiones contaminantes.