La guerra comercial también afectaría al sector aeronáutico

 12-09-2019
Ariadna Armas

 

   

 

La reconocida fabricante de aviones estadounidense, Boeing, podría ver en riesgos sus entregas en aviones de fuselaje ancho como el 787 y el 777 como parte de las consecuencias secundarias de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, según señaló la empresa.

El conflicto entre las dos potencias ha desatado consecuencias de los dos países y uno de los sectores en advertir sobre las consecuencias es el aeronáutico por parte de Estados Unidos. La empresa fabricante de algunos de lo aviones comerciales más famosos en el mercado ha puesto en la mesa de acuerdos y ventas, la incertidumbre acerca de la producción y entrega del 787 Dreamliner y 777, dos de los aviones más reconocidos de la marca entre las sucursales chinas, según las declaraciones del director ejecutivo de Boeing, Dennis Muilenburg, a medios.

Muilenberg, aseguró que la falta de acuerdos con fines comerciales en beneficio de las dos potencias, añade un factor de riesgo a la fabricante con compromisos de compra y entrega en China. La importancia de la producción del 787, es de prioridad para la norteamericana desde la prohibición de vuelo de su modelos más vendidos para vuelos comerciales, el 737 Max, tras verse envuelto en dos accidentes fatales en 2018 y 2019. En consecuencia, los compromisos de compra y los retrasos en las entregas a causa a las modificaciones del software en el avión han reducido las ventas de la fabricante.

Asimismo, el 787 Dreamliner, nave compuesta de fibra de carbono, es de momento, la fuente principal de efectivo de Boeing, quien cuenta con múltiples acuerdos en China, por lo que de entrar en vigor la siguiente ronda de aranceles programada para el 15 de diciembre de 2019, podría afectar los acuerdos y costos de los aviones. Actualmente, la empresa fabrica 14 Dreamliners al mes y mantendrá el ritmo de entregas de aviones de doble pasillo por los meses de octubre y noviembre de 2019. Sin embargo, de continuar con la disminución de pedidos, la empresa podría reducir su tasa de producción para 2022.