Regreso a clases en la nueva normalidad muestra desigualdes étnicas en Estados Unidos

 18-10-2020
Ali Figueroa

 

   

 

De acuerdo con especialistas del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), existe una coyuntura social importante por la implementación de clases en línea y presenciales mixtas durante la nueva normalidad en Estados Unidos, donde la población afroamericana e hispana se encuentra especialmente vulnerable.

Frente a la nueva normalidad, y el temor por los efectos a largo plazo en caso de continuar suspendida la educación de millones en territorio estadounidense, diversas autoridades locales han tomado decisiones sobre maneras de volver a clases y abrir las aulas, especialmente respecto a niños y jóvenes en grados de educación básica a media superior, informó la publicación Chicago Sun Times.

Si bien la mayoría de las ciudades han optado por continuar con educación a distancia a través de clases online, y volver a abrir sus puertas hasta el próximo 2021, como en el caso de Atlanta, cuya reapertura de aulas se encuentra planeada para enero de 2021 según autoridades locales, otras ciudades buscan implementar modelos mixtos presenciales y digitales.

Estos casos incluyen la Ciudad de Nueva York (NYC, por sus siglas en inglés), primera ciudad estadounidense en abrir sus escuelas para recibir a 500 mil estudiantes durante la nueva normalidad, a pesar de posicionarse como una de las regiones más afectadas por defunciones debido a la pandemia de Covid-19, cuyos casos rebasan los 30 mil decesos.

Sin embargo, en respuesta a esta apertura de escuelas y regreso a clases con un sistema presencial-virtual mixto, implementado por el alcalde de NYC Bill de Blasio, diversas organizaciones y sindicatos han expresado sus preocupaciones en torno a temas que varían desde las medidas sanitarias y disponibilidad de insumos, hasta desigualdades socioeconómicas y étnicas dentro de la metrópoli, según informó el periódico The New York Times.

Debido a las desigualdades socioeconómicas presentadas por la población hispana y afroamericana, estas personas se encuentran en condiciones más vulnerable respecto a los dos esquemas educativos actuales, online y presencial mixto, según informaron el WEF y el estudio realizado por la Universidad de Stanford.

La preocupación por estas condiciones étnicas y socioeconómicas en materia de educación para niños y jóvenes en Estados Unidos recibe el nombre de achievement gap (sesgo de logros), mismo que está basado en la comparación de resultados sobre desempeños académicos y estabilidad económica de las familias durante los años de formación escolar.

Con la llegada de la Covid-19, los factores de riesgo para estas familias han aumentado considerablemente, al enfrentarse a realidades laborales e institucionales donde la falta de recursos afecta su desempeño, ya que muchos alumnos no cuentan con equipos electrónicos, disponibilidad de tiempo, acceso a internet con la velocidad adecuada para las plataformas de enseñanza, ni espacios familiares adecuados, informaron especialistas del WEF.

Ante la implementación de cuarentena y confinamiento sanitario en marzo, la gestión adecuada en temas de educación ha sido una de las mayores preocupaciones de instituciones y escuelas estadounidenses, mismas que han criticado la decisión del gobierno federal por abrir bares y restaurantes, informó la Gaceta de la Universidad de Harvard. Asimismo, la población afroamericana e hispana requiere mejores condiciones para su educación y bienestar, por este motivo, esquemas de educación en la nueva normalidad deben incluirlos.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS

 

-