Saocom 1B, el satélite argentino que será lanzado por SpaceX en 2020

 30-11-2019
Sergio F Cara

 

   

 

La Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) informó sobre las pruebas realizadas del satélite Saocom 1B, cuyo lanzamiento está previsto en marzo 2020 en Cabo Cañaveral, Florida, en las instalaciones de SpaceX. Conae explicó en un comunicado, se ensamblará para su viaje a Estados Unidos durante diciembre 2019 y será enviado en enero 2020, donde se tiene previsto el lanzamiento para el marzo.

El satélite de observación desplegado tendrá 35 metros cuadrados. Las pruebas previo al envío a Estados Unidos se realizaron en Bariloche, Río Negro, en el Centro de Ensayos de Alta Tecnología.

Saocom es la sigla de Satélite Argentino de Observación con Microondas. Este tipo de satélites de observación son fabricados en conjunto entre universidades estatales y empresas del sector privado y público.

Diferentes partes fueron diseñadas y construidas por diferentes instituciones. La Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) fabricó la estructura de cajas y dispositivos de apertura, como los mecanismos y tramos articulados como también eléctricos de la antena radar tipo SAR (Radar de Apertura Sintética). La plataforma de servicios estuvo a cargo de la empresa paraestatal Invap. La Universidad Nacional de La Plata desarrolló las mantas térmicas.

Conae dijo en el comunicado, es un hito importante en la fabricación de Saocom, en particular, tras haber superado los ensayos ambientales y mecanismos de despliegue de antena. Estas pruebas se realizaron con éxito para soportar el ambiente del lanzamiento y las condiciones de vacío, mediante temperaturas simuladas, tal como será en órbita.

Solo quedan pendiente algunas configuraciones de software y los ensayos finales de propulsión del satélite, previo a su preparación para el envío a Florida, a las instalaciones de SpaceX.

Por su parte, la versión antecesora, el Saocom 1B, fue lanzado en octubre de 2018.

Los satélites Saocom transportados mediante SpaceX tiene previsto integrarse a otros satélites de la Agencia Espacial Italiana, a fin de consolidar un sistema para la observación de emergencias, tales como inundaciones, terremotos, derrumbes, incendios, avalanchas, deslaves o erupciones volcánicas.