Trump gana más acusaciones por necesitar ayuda extranjera para beneficio propio

 01-10-2019
B Amigon

 

   

 

Con el juicio de impeachment en proceso por el ahora nombrado "Ucraniagate", Donald Trump se defiende de los procesos de la Administración en su contra, pero las investigaciones ahora incluyen al Rusiagate de su elección en 2016 y la ayuda que pidió a Australia en contra de la investigación del Rusiagate.

Luego de que medios estadounidenses como el New York Times y el Wall Street Journal revelaran información acerca de la llamada del presidente de Estados Unidos a su homólogo ucraniano, Volodymyr Zelenski, para instar la investigación en contra de Hunter Biden, hijo del actual contrincante a la candidatura presidencial para 2020 y exvicepresidente, Joe Biden, se inició un juicio por impeachment contra Trump.

A este suceso se le ha denominado 'Ucraniagate', como referencia al escándalo 'Rusiagate' sucedido durante las elecciones de 2016 donde Donald Trump pidió al gobierno ruso filtrar información en contra de Hillary Clinton, candidata a la presidencia en ese momento; Rusia realizó hackeos en contra de las cuentas personales de la candidata y su jefe de campaña, John Podesta.

Junto a estos casos, ahora se conoce que el presidente también solicitó a Australia, específicamente al primer ministro Scott Morrison, colaboración con la Casa Blanca contra la investigación por el 'Rusiagate', llevada a cabo por el Departamento de Justicia. El fiscal general de Estados Unidos, Bill Barr, buscaba información de terceros con el fin de descubrir cuál de las partes, si el equipo de Trump o del kremlin, fue la que filtró la información a medios de comunicación.

Con este caso, la administración de Donald Trump se mancha cada vez más con situaciones donde se requiere de ayuda extranjera para su beneficio político propio. Con la reciente información de Australia, el Departamento de Justicia emitió un comunicado con el cual se confirma la peticion de información en el caso de contrainteligencia por el Rusiagate.

Por su parte, Trump lucha para reunir información que desestimen el juicio en su contra y el impeachment no se logre. Principalmente por medio de su cuenta de Twitter, el presidente estadounidense ha tachado el juicio como una "cacería de brujas" y a las averiguaciones de Australia como 'ilegales'.

Recientemente, CNN realizó una encuesta con el fin de saber la opinión pública por el juicio y la posible destitución de Donald Trump como presidente para 2020. De acuerdo a los resultados, el 47% de los encuestados apoya el juicio político, asimismo también el 48% considera que Trump utilizó la presidencia de manera inadecuada para obtener un beneficio para su candidatura en 2020.

Conforme el juicio político se desarrolla y la respuesta se espera, la población tiene su propia opinión acerca del presidente y Trump sólo gana más acusaciones en contra por necesitar de terceros para vencer a sus oponentes.