Canales de Ámsterdam estrenarán servicio de transporte con botes autónomos

 29-10-2021
Andrés Zimbrón

 

   

 

Crédito foto: Lonely Planet

Crédito foto: Lonely Planet

 

Listos se encuentran los taxis autónomos para navegar por los canales de la capital de Países Bajos, Ámsterdam. Se trata de pequeñas embarcaciones 100% eléctricas del tamaño de un coche desarrollados por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Científicos del Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial del MIT junto al Instituto de Soluciones Metropolitanas Avanzadas de Ámsterdam (CSAIL) crearon el proyecto para impulsar la movilidad autónoma. El bote eléctrico llamado Roboat empezó su desarrollo a finales de 2015 y en 2020 se lanzó el primer prototipo con la mitad de las dimensiones actuales.

En 2021, por fin llegaron dos Roboats a la capital neerlandesa demostrando que no se trata de un concepto de prueba, sino una realidad de transporte. Las embarcaciones con capacidad para cinco personas también están pensadas para recolectar desechos, transporte y entrega de mercancías.

Daniela Rus, profesora de ingeniería eléctrica por parte del MIT y directora del CSAIL señaló: "Con Roboat ahora tenemos una mayor precisión y robustez en los sistemas de percepción, navegación y control". Ello con el objetivo de navegar rápidamente por las bulliciosas aguas de los 4 principales canales de Ámsterdam (Herengracht, Prinsengracht, Keizersgracht y Singel).

Para lograrlo, ambos equipos de trabajo utilizaron sistemas GPS, donde el barco autónomo decide la ruta más rápida y segura. Todo mientras escanea continuamente en tiempo real el entorno para evitar colisiones con puentes, pilares u otros barcos.

Además, la embarcación emplea tecnología LIDAR e integra una serie de cámaras para permitir una vista periférica de 360 grados para renderizar de forma autónoma una ruta libre y evitar accidentes. Este paquete de sensores es conocido como Kit de Percepción y permite a Roboat comprender su entorno.

De acuerdo con Rus, cuando el bote detecta un objeto invisible, por ejemplo una canoa, el algoritmo distingue al elemento y lo nombra como desconocido. Después, el equipo analiza más tarde los datos recopilados del día, ahí el objeto se selecciona manualmente para etiquetarlo con su nombre real, en este caso, canoa.

Aunado a ello, el barco tiene un mecanismo de enlace el cual es una de sus herramientas más impresionantes. Con pequeñas cámaras el robot se guía por sí solo únicamente utilizando códigos QR específicos; encima, puede conectarse con otros barcos, estaciones de atraque y plataformas flotantes para aliviar el tránsito marítimo

Según los científicos del MIT y CSAIL el siguiente paso de Roboat es probar la tecnología de dominio público para desarrollar una red de canales que sufren desafíos de movilidad y logística. El nuevo robot podrá brindarle a la capital neerlandesa una alternativa para optimizar el uso de sus vías fluviales y contribuir en gran medida a una transición eléctrica y amigable con el medio ambiente.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS

 

?>