Someten a revisión vehículos de Tesla por posibles fallos en su pantalla táctil

 02-02-2021
Andrés Zimbrón

 

   

 

Crédito foto: Unsplash

Crédito foto: Unsplash

 

Tesla obtuvo la última posición en un estudio de calidad inicial donde analizan la cantidad de problemas registrados en los autos de cada marca por cada cien unidades en el mercado estadounidense. El estudio fue elaborado por J.D Power (empresa de análisis de datos e inteligencia del consumidor fundada en 1968). Y como cada año, los estudios además de analizar componentes que fallan, también aspectos difíciles de usar, entender o que no funcionan correctamente para los usuarios finales.

Esta situación hizo que la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras hiciera una revisión a 134 mil vehículos de la firma automotriz de Elon Musk. La empresa declaró que, ante la presión de los reguladores de seguridad, Tesla aceptaba la revisión de los vehículos por fallas en las pantallas táctiles del Model S y Model X.

La Administración dijo que los fallos de la pantalla táctil plantean problemas de seguridad significativos, incluyendo la pérdida de imágenes de la cámara de visión trasera y los sistemas de desempañado. "Una falla en las pantallas táctiles puede disminuir la visibilidad del conductor en condiciones meteorológicas adversas", destacaron.

Asimismo, la pantalla táctil de los modelos S y X pueden fallar cuando un chip de memoria se queda sin capacidad de almacenamiento, esto puede ocasionar una serie de fallas. "Además de provocar fallas en las señales de giro y cámara retrovisora, esta falla puede afectar la funcionalidad de piloto automático de Tesla", señalo la Administración.

Si bien, Tesla admite someter a revisión sus vehículos insignia, no es la única vez que los autos fabricados por la empresa presentan errores en su funcionamiento. En agosto de 2019 la empresa de alquiler de coches eléctricos Nextmove en Leipzig canceló una orden de compra de 100 unidades del Model 3 por problemas de calidad.

Nextmove declaró que se trataba de un pedido valorado en más de 5 millones de dólares y el lote de unidades presentaba problemas en los acabados, resultado de errores en el proceso de entrega. En 2020, un usuario se rehusó a aceptar su Tesla Y por problemas en la pintura, marcas y hendiduras en los asientos y la presencia de un cinturón de seguridad suelto.

A raíz de todos los problemas con los vehículos Tesla, otros propietarios comenzaron a inspeccionar sus vehículos, encontrando fallas en el sistema de enfriamiento. Un problema el cual además de afectar una pieza fundamental para su correcto funcionamiento, puede alterar la batería y la unidad de transmisión del coche.

Por ahora, solo resta a Tesla esperar los resultados de los análisis en las fallas de sus vehículos Model 3 y Model X. Tesla declaró estar en desacuerdo con el defecto en los vehículos, pero seguirá adelante con el retiro de las unidades para concluir la investigación y brindar una mejor experiencia a los clientes.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS