Universidad de Stanford diseña una batería con metal de litio para autos eléctricos

 25-06-2020
Andrés Zimbrón

 

   

 

Recientemente, los investigadores de la Universidad de Stanford desarrollaron un electrolito para baterías basado en el metal de litio que podría aumentar el alcance de conducción de los automóviles eléctricos. Según el estudio publicado el 22 de junio de 2020 a través del periódico Nature Energy, los científicos de Stanford demostraron la capacidad de aumentar el rendimiento de las baterías de los vehículos eléctricos, computadoras portátiles y otros dispositivos.

Yi Cui, profesor de ciencia e ingeniería de Materiales y de Ciencia de Fotones en el Laboratorio Nacional de Aceleradores (SLAC por sus siglas en inglés) aseguró que las baterías de litio muestran una aceleración muy marcada cuando llegan a su límite en comparación a las baterías fabricadas con metal de litio que son más ligeras y potencializan la energía con el propósito de darle un mejor rendimiento en todos aspectos.

"Gran parte de los autos eléctricos funcionan con baterías de iones de litio, esto permite una aceleración mucho más rápida y al límite de su energía en muy poco tiempo. En cambio, las baterías fabricadas con metal de litio a pesar de ser más livianas pueden entregar una mayor cantidad de energía por unidad de peso y volumen".

Además, el profesor de la unidad de ciencia e ingeniería en Stanford argumentó que una batería de metal de litio puede incluir casi dos veces más de electricidad por kilo, en comparación a una batería hecha con solo iones de litio, encima, las baterías que contienen metal de litio son muy favorables para los coches eléctricos donde su densidad y el volumetría son una enorme inquietud para la industria automotriz.

Cabe señalar, las baterías de iones de litio son utilizadas en todo, desde un auto eléctrico hasta en los nuevos dispositivos móviles, pero el rendimiento de la energía ha quedado un poco estancado. Aunado a ello, por su forma de generar energía, que es a través de un ánodo de grafito con carga negativa, permitiendo a la solución electrolítica que los iones de litio se muevan de un lado a otro entre el ánodo y el cátodo cuando está en uso la batería o al momento de recargar suelen ser peligrosas, pueden fallar e incendiarse.

Esto contrasta con la vida útil de las nuevas baterías con metal de litio. Gracias a su durabilidad y mejor estabilidad en su funcionamiento, el electrolito desarrollado por la Universidad de Stanford es menos propensa a ser inflamable dando la certeza de tener una pila que puede estar dentro de cualquier dispositivo eléctrico y ser segura y fácil de manipular al mismo tiempo para cualquier persona.

Si bien, el proyecto aún se encuentra en fases experimentales, el Departamento de Energía de Estados Unidos (DOE por sus siglas en inglés) ha comenzado a financiar el desarrollo de las baterías de metal de litio desarrolladas por la Universidad de Stanford, dando el primer paso para lo que podría ser la siguiente generación de baterías con mejores características para construir vehículos eléctricos, drones y muchos otros productos electrónicos de consumo.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS

 

-