UPS opera la primera aerolínea de drones en Estados Unidos

 02-10-2019
Ariadna Armas

 

   

 

La compañía de logística estadounidense, UPS, se ha convertido en la primera empresa en Estados Unidos en operar con los permisos de las autoridades y el gobierno una aerolínea de drones. El proyecto de entrega de paquetería por medio de drones lleva varios años en desarrollo y esta vez, en conjunto con la Administración Federal de Aviación (FAA por sus siglas en inglés), UPS, se convierte en la primera en llevarlo a cabo de manera oficial.

Según la información otorgada por la FAA, la autorización no sólo la obtiene UPS, sino es una invitación a todas las empresas con proyectos con drones utilizados para entrega de paquetería a que recurran al gobierno por una evaluación, al igual que lo haría una aerolínea comercial. Con esa premisa, la subsidiaria de entrega de drones de UPS, UPS Flight Forward, solicitó los permiso de operación a la FAA a principios del mes de julio de 2019. Hoy se ha convertido en la primera empresa con los permisos de vuelo con una certificación de la Parte 135.

Con la reciente certificación, UPS, podrá volar los drones que necesite o considere necesarios sin un límite, más allá de la línea visual del piloto y podrá trasportar paquetes con un peso mayor a 25 kilogramos. El permiso también indica que la empresa cuenta con la autorización de realizar vuelos nocturnos. La empresa de logística iniciará el proyecto con una red de entrega de paquetería por medio de drones en varios hospitales de Estados Unidos antes de trasladar UPS Flight Forward al uso comercial.

En la carrera por conseguir la certificaciones de drones por la FAA para operar en territorio estadounidense, otras empresas como Alphabet's Wing, Amazon Air y Uber Eats, se han quedado en segundo lugar al ser UPS, la primera en conseguir todos los permisos de la Parte 135.

Para Alphabet's Wing, sólo han obtenido una certificación, lo cual otorga los permisos de volar los drones a un solo empleado, en cuanto a Amazon Air y Uber Eats, las empresas estadounidenses de e-commerce y compra de comida a través de plataformas digitales respectivamente no han obtenido ninguna certificación, por lo que sus proyectos continúan en las primeras fases.