Vehículos de combustibles fósiles generan más desperdicios que autos eléctricos

 02-03-2021
Antonio Moreno

 

   

 

Crédito foto: Ed Harvey en Unsplash

Crédito foto: Ed Harvey en Unsplash

 

Los vehículos de combustibles fósiles gastarían alrededor de 17 mil litros de petróleo durante su vida útil, mientras la materia prima de las baterías de autos eléctricos crearía 30 kilogramos de desperdicios. Ello, acorde a un estudio el cual también revela, la batería de autos eléctricos usaría 58 por ciento menos energía en comparación a los de combustibles fósiles. A pesar de la gran cantidad de desperdicios materiales en la transición de autos que usan gasolina a vehículos eléctricos, el impacto ambiental sería menor a comparación de la extracción de petróleo.

En un estudio realizado por la organización europea Transport & Environment (T&E), se calculó el uso de recursos en la creación de vehículos y su impacto en el medio ambiente. De esta manera, se halló la cantidad de recursos utilizados en la creación de autos de combustibles fósiles; acorde a su peso, es 300 mayor en relación con los automóviles eléctricos. Además, los vehículos que usan baterías mostraron mayor ahorro en demanda de materia prima, costo y energía en comparación a los de gasolina, así como mayor reducción en la emisión de dióxido de carbono.

Lucien Mathieu, analista de transporte en T&E y autora del estudio, señaló, durante la vida útil de autos de combustibles fósiles, este puede quemar el equivalente a una pila de barriles de petróleo de 25 pisos de altura. "Al tener en cuenta el reciclaje de materiales de las baterías, sólo se perderían 30 kilogramos de metales, aproximadamente del tamaño de un balón de fútbol", explicó.

Asimismo, la organización señaló, los vehículos eléctricos usarían 58 por ciento menos en energía y emitirían 64% menos dióxido de carbono en comparación a sus homólogos de gasolina durante su vida útil. Las emisiones relacionadas a los autos eléctricos son principalmente producidas en la manufactura de baterías, mientras las emisiones de los vehículos de combustión interna provienen de su uso. Sin embargo, algunos productores de estos autos han defendido los méritos de reducir las emisiones al transformar sus motores en productores de energía híbrida.

Una transición acelerada de autos de combustible fósiles a vehículos eléctricos implicaría un impacto en el medio ambiente. Una mayor producción de baterías requiere de más explotación en minerales como el litio, cobalto y níquel. Pero, según T&E, el costo de la extracción de petróleo representa un costo medio ambiental mucho más elevado.

Para el futuro, los avances en tecnología de baterías reducirán el uso del litio, cobalto y níquel requerido en la fabricación de autos eléctricos. Ello también reducirá la demanda de otros materiales y su costo hasta poder compararse con el de vehículos de combustión fósil. Así, el impacto al medio ambiente de la movilidad eléctrica podrá ser incluso menor a lo propuesto por el estudio.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS