Consecuencias de no darse de alta en el SAT de cara a la Reforma Fiscal 2022

 15-12-2021
Jorge Cerino
   

 

Crédito foto: Sergio Cara (NotiPress)

Crédito foto: Sergio Cara (NotiPress)

 

En octubre, el Senado de la república avaló la reforma fiscal para 2022, que incluye 252 modificaciones al Código fiscal de la federación, y otros reglamentos en la materia. Según la Procuraduría de la defensa del contribuyente (Prodecon), los cambios al Código fiscal de la federación y la Ley del impuesto sobre la renta, representan más del 90% de las modificaciones. De entre las novedades de la reforma fiscal, la obligatoriedad de la inscripción al Registro federal de contribuyentes (RFC), al cumplir 18 años, ha generado diversas dudas. Por esto, NotiPress consultó sobre el proceso de alta en el Servicio de Administración Tributaria (SAT) a Sandra Ocampo, directora de contabilidad de Eleva Plus, plataforma digital de servicios de contabilidad y planeación financiera.

Pese a las modificaciones de la reforma fiscal, el trámite del RFC seguirá siendo el mismo y podrá realizarse si se cuenta con la Clave Única de Registro de Población (CURP). Únicamente cambiará en el sentido de que será un trámite obligatorio para los mexicanos al cumplir la mayoría de edad, señala Ocampo. Sin embargo, darse de alta en el RFC no generará algún tipo de actividad económica ni de responsabilidades fiscales, puntualizó.

Respecto a las consecuencias de no llevar a cabo tal obligación, la directora de contabilidad aseguró que por el momento no se ha dado a conocer el período de transición en el que todos los mayores de 18 años deban estar inscritos sin que haya sanción alguna. No obstante, Ocampo añade, "recordemos que el artículo 80 del Código Fiscal de la Federación, el cual señala sanciones por no inscribirse en el Registro Federal de Contribuyentes, establece una multa por no hacerlo que va de los 3 mil 800 pesos hasta los 11,600 pesos".

En la actualidad, el trámite del RFC es indispensable cuando se emprende un negocio o se entra a trabajar a una empresa, indica Ocampo. Para que un empleador pueda cumplir el requisito de deducir el pago de un salario, es requisito el RFC del trabajador. En este sentido, el empleador puede obligar al trámite del RFC para llevar a cabo el pago de su sueldo.

Otra duda recurrente con la reforma fiscal para 2022 es respecto a las circunstancias cuando el SAT puede proceder a la suspensión del RFC. De manera general, el SAT puede proceder con una suspensión del RFC cuando se comete una infracción o cuando una persona o empresa ingresa a la lista del artículo 69-B, relacionada con empresas fantasma y defraudación fiscal. Aunado a esto, la reforma fiscal abre la posibilidad de una suspensión del RFC cuando no se presentan las declaraciones fiscales a las que el contribuyente está obligado.

Si esto sucede, el contribuyente se vería en necesidad de tramitar la reactivación del RFC y le sería imposible emitir facturas durante el proceso. Esto podría ocasionarle la pérdida de clientes y otros problemas mientras se realiza el trámite, señaló la entrevistada. Como recomendación de buena práctica fiscal, Ocampo mencionó la necesidad de conocer la situación ante el SAT como contribuyente y las obligaciones del régimen fiscal en el que se está inscrito.

Finalmente, muchas dudas también corresponden al nuevo régimen simplificado de confianza y cómo ayudará a los contribuyentes. La directora de contabilidad señaló que este régimen busca simplificar el pago de impuesto, sobre todo el impuesto sobre la renta (ISR). Aunque para el cálculo del impuesto en este nuevo régimen no se consideran las deducciones, será necesario continuar solicitando facturas para seguir amparando los gastos. Asimismo, en el caso de las personas físicas con trabajadores habrá que determinar la base para PTU con base en ingresos y deducciones para el reparto de utilidades.

Con el régimen simplificado de confianza se simplificaría el pago de impuestos, al calcularse el impuesto a cargo de acuerdo a la tabla del Art. 113-E de la Ley del Impuesto sobre la renta según el ingreso percibido por las actividades a que se refiere el primer párrafo de este artículo, siempre y cuando estén amparados por los comprobantes fiscales digitales por Internet efectivamente cobrados. A este nuevo régimen de la reforma fiscal 2022 podrán ingresar personas físicas que hayan estado dadas de alta en el régimen de incorporación fiscal, actividad empresarial y profesional o el régimen de arrendamiento.

Al darse a conocer la reforma fiscal para 2022, muchas dudas surgieron respecto a las consecuencias de no darse de alta en el SAT como obligará la nueva norma. Aunque, por el momento, no se contemplan sanciones, conviene conocer el proceso de ingreso al RFC, así como las diferentes obligaciones de acuerdo al régimen y actividad económica.




DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS