Se acaba el tiempo para inscribir a las fintech en México

 09-09-2019
Sergio F Cara

 

   

 

Empresas fintech en México tienen hasta el 25 de septiembre para inscribirse en la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), requisito indispensable para poder operar bajo la denominada Ley Fintech, promulgada el 9 de marzo de 2018 en el Diario Oficial de la Federación (DOF). Según un informe de la consultora Deloitte, de 200 empresas previstas, solo se registraron 26 a finales de julio de 2019.

A pesar de que muchas de estas empresas tienen en promedio tres años de operación, cumplir con los requerimientos para ejercer como Institución de Tecnología Financiera (ITF) no es tan sencillo.

Entre los requerimientos solicitados por la ley se encuentran estudios de viabilidad financiera, políticas de prevención de fraudes, lavado de dinero y/o financiamiento al terrorismo, evidencia de contar con un soporte tecnológico de estándares mínimos de seguridad que garanticen la confidencialidad, disponibilidad e integridad de la información y prevención de fraudes y ataques cibernéticos, entre otras cosas.

Tales requisitos hacen, al menos el 67% de las empresas por registrarse estimen verse afectadas por los costos para cumplir con todos ellos, reveló el estudio Termómetro Fintech de Santander, implicando que varias de ellas, especialmente las más pequeñas, podrían no sobrevivir en este nuevo ambiente regulado.

Esto debido a que una típica empresa fintech tiene ingresos por 105 mil dólares anuales y se calcula un costo regulatorio de 100 mil dólares, al incluir abogados, consultoría, un oficial de cumplimiento certificado, entre otras necesidades que ayudarán a proteger sus negocios y a los consumidores.

Hasta diciembre de 2018, se estimada alrededor de 2 millones de usuarios del ecosistema fintech según el estudio de Santander en colaboración con Endeavor, una cifra que va en aumento.

De acuerdo con el cofundador de Creze, David Lask, usuarios están prefiriendo el acercamiento tecnológico debido a un tema de "agilidad, sencillez de trámites y disponibilidad en cualquier momento y lugar", dijo en un comunicado.

México se posicionó en la reglamentación de empresas fintech en América Latina.

No obstante, a nivel usuario, esta ley ayuda a que las Instituciones de Tecnología Financiera (ITF) estén obligadas a la confidencialidad de los datos de sus clientes, a publicar claramente los riesgos y responsabilidades entre ellos y los consumidores, y garantiza que el dinero ingresado por sus clientes no se vea mezclado con los recursos operativos de la empresa.

Por ello, una vez pasado el 25 de septiembre es importante que los usuarios "verifiquen que las fintech a utilizar estén registradas formalmente, cuenten con las regulaciones pertinentes para su funcionamiento. Por seguridad, nunca dar su información a alguna empresa que no cuente con estos registros o que les pida algún anticipo para el otorgamiento del crédito", señaló Lask.

Cabe mencionar que no todas las empresas fintech están obligadas a solicitar su registro ante la CNBV, únicamente aquellas incluidas en la Ley Fintech. Es decir, aquellas empresas dedicadas a ofrecer los servicios de fondo de pagos electrónicos (wallets digitales), activos virtuales (mejor conocidos como criptomonedas) y financiamiento colectivo (crowdfunding), mismas que conforman cerca del 50% del universo fintech de México, de ahí la prioridad de su regulación.