Observación satelital y lo último desarrollado por Estados Unidos

 01-08-2019
B Amigon

 

   

 

Por medio de documentos recientemente liberados por parte de la Oficina Nacional de Reconocimiento (NRO) de Estados Unidos como parte del segundo cuarto de este año fiscal se filtró información de un sistema de análisis de inteligencia múltiple llamado Sentient que permitiría analizar miles de datos de información de la situación presente y dar predicciones a futuro que necesitarían de vigilancia vía satélite.

Sentient es una iniciativa disponible desde octubre de 2010 por parte del NRO pero que ha permanecido en secreto por parte del gobierno estadounidense. Se trata de una fusión de tecnologías de vanguardia en tecnología múltiple unidas a un sistema automatizado end-to-end de capacidad integrada. La nueva tecnología de este sistema permitiría mejorar el valor de inteligencia de NRO al automatizar la recolección de información y aplicar machine learning para construir conocimiento de inteligencia.

Este nuevo "cerebro artificial", como lo mencionan los medios de la investigación, es lo último sobre análisis de datos para mejorar el sistema de vigilancia satelital, mismos que han permitido encontrar delincuentes u otras formas de opresión de la justicia, un ejemplo es cuando activistas de los derechos humanos utilizaron imágenes satelitales para probar que China tenía campos de reeducación de población uighur en Xinjiang contrario a las declaraciones del gobierno chino.

Actualmente, existen 768 satélites de observación en órbita, el número ha crecido exponencialmente comparados con los 150 en órbita en 2008. El Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) previene que, de no imponerse regulaciones estrictas a estos satélites, cualquier compañía de publicidad o, en el peor de los casos, organizaciones terroristas podrían tener acceso a estas herramientas y mantener en vigilancia a cualquier persona en el mundo.

Earthcube y BlackSky son algunas empresas que tienen satélites en órbita y coleccionan miles de datos de información para compañías privadas de inteligencia. El principal objetivo de empresas de este tipo es detectar cualquier movimiento que pueda perjudicar a las compañías clientes o asociadas.

BlackSky, en especial, recibe datos de 25 satélites, 40,000 fuentes de noticias, 100 millones de dispositivos móviles, 70,000 naves, 8 redes sociales y miles de dispositivos del Internet de las Cosas (IoT). Todas estas fuentes de información son procesadas en una ingeniería gigante de análisis que la sintetiza en criterios posibles de leer para un analista humano capaz de alertar si ocurre una situación problemática.

México, por su parte, tiene el Centro de Inteligencia Geoespacial por parte del Instituto Mexicano del Transporte para mantener en constante vigilancia la infraestructura de caminos, proyectos de transporte y evaluar posibles riesgos de desastre entre otras cosas, nada relacionado con las funciones de la NRO en inteligencia y defensa.

Con las innovaciones en observación satelital y nuevos sistemas de análisis como Sentient capaces de comprender y sintetizar la información recibida, prescindiendo de analistas humanos, sólo quedaría la regulación pertinente para evitar casos de filtración masiva de datos o la vigilancia 24/7 de la población como si de un Gran Hermano se tratara.