Estrategias para llevar a cabo actividades religiosas en la nueva normalidad

 01-03-2021
Agencia NotiPress

 

   

 

Crédito foto: Michael Heuss en Unsplash

Crédito foto: Michael Heuss en Unsplash

 

Durante el 2020, miles de negocios, escuelas, centros recreativos y recintos religiosos tuvieron que suspender sus actividades debido a la contingencia sanitaria mundial por Covid-19, enfermedad que se ha cobrado más de dos millones y medio de vidas a lo largo del mundo. No obstante, entre las actividades adaptadas a la nueva normalidad, una de las no han parado son las de grupos y organizaciones religiosas. La religión juega un papel fundamental en la cultura de México pues, según datos del Instituto Nacional de estadística y Geografía 2020, más del 90% de los mexicanos profesan alguna creencia.

La religión católica es la que cuenta con mayor número de creyentes a pesar de su descenso del 5% a comparación con estadísticas del 2010. Este decremento puede deberse al crecimiento exponencial de la diversidad religiosa a lo largo del país. Un ejemplo de esto La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, quienes actualmente reúnen a 1 millón 480, 757 miembros de la comunidad en la República Mexicana. Conociendo la importancia y el impacto que tienen estas creencias en el país, seguidores de esta religión compartieron para NotiPress algunas estrategias para continuar con sus actividades durante el confinamiento.

Destaca primero el uso de herramientas tecnológicas y digitales para la difusión de materiales y reuniones virtuales. El material de estudio de esta y muchas otras religiones actualmente se encuentran disponible en tiendas digitales como PlayStore y App Store. Ello da la posibilidad a los creyentes de consultar los materiales de interés en el tiempo y lugar que ellos deseen, evitando así la necesidad de acudir a los centros donde se encuentran estos textos. De igual forma, con las plataformas de videollamadas las congregaciones continúan con las reuniones dominicales a distancia.

Esto, siendo que la Iglesia tomó la decisión global de cerrar templos, centros de reuniones y suspender todo tipo de actividades para evitar congregaciones, con la finalidad de proteger la salud de los creyentes y el público en general. Ello, a pesar de que los templos de diversas religiones se encuentran en proceso de apertura escalonada debido al cambio de semáforo epidemiológico.

Una vez más aprovechando las tecnologías de comunicación digital, esta religión decidió iniciar una campaña utilizando la etiqueta #DarGracias. A través de ella, invitaba a personas de todas religiones, creyentes o no, a agradecer por las cosas buenas que estaban pasando en sus vidas, contribuyendo al bienestar mental colectivo.

Esta comunidad también se dedica a velar por la promoción y cuidado de la salud a partir de la ciencia y la educación. Principalmente, respetando e impulsando los mensajes dictados por los organismos de salud federales e internacionales para minimizar el número de contagios. Ello implica pregonar entre la comunidad el respeto por la sana distancia, el confinamiento y más recientemente, la vacunación para proteger a las comunidades en general.

De acuerdo con los miembros de esta religión, uno de los pilares de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es la ayuda humanitaria, por lo que han destinado más de 15 millones de dólares a proyectos humanitarios en México. Dados los imperativos de sana distancia en la nueva normalidad, se dedicaron a brindar apoyo monetario y en especie a diversas instituciones de salud especializadas en detección y control de brotes epidemiológicos. Igualmente han donado equipo médico para la protección del personal de salud de primera línea contra la Covid-19.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS