Estelas de condensación de aviones representan 2.5% de gases invernaderos

 09-07-2019
B Amigon

 

   

 

La preocupación por las empresas de vehículos de movilidad y de los gobiernos del mundo para disminuir sus niveles de contaminación en el medioambiente forzaron la creación de leyes e investigaciones en movilidad. En el caso de la aviación, no se han realizado acciones de la misma forma para las grandes cantidades de CO2 que producen.

Según la Agencia Europea del Medio Ambiente, la emisión de CO2 de parte de un avión es 20 veces mayor a las emisiones de un tren y representa el 2.5% de todos los gases invernaderos producidos por actividad humana. Se estima que para 2020, las emisiones de aviación crezcan un 70% comparadas a 2005 y para 2050 sea entre 300 y 700% mayor.

Tan sólo las contrails o estelas de condensación que dejan los aviones son una gran fuente de contaminación. En un estudio realizado por investigadoras del Centro Aeroespacial Alemán (DLR) publicado en la revista Atmospheric Chemistry and Physics, se comprobó que el daño por las contrails es mayor a la emisión de gases CO2 por parte de las aeronaves. Esta declaración resulta luego de comprender que las contrails generan nubes no naturales al unirse con cristales de hielo presentes en la troposfera, estas nubes retienen el calor de los rayos UV provocando un mayor efecto invernadero en el planeta.

Lisa Bock, investigadora del Instituto de Física Atmosférica del DLR, aseguró que "la contribución de las contrails al clima actual es ligeramente mayor que la de todas las emisiones de CO2 acumuladas desde el inicio de la aviación".

Algunas opciones se han propuesto para reducir estos números. Holanda, por cuenta propia, anunció la creación de una tasa ambiental de 7.5 euros por pasajero, con lo que se espera recaudar 200 millones de euros anuales y generar en los usuarios la preferencia por el tren.

De igual forma, la Organización de Aviación Civil Internacional acordó crear un sistema mundial de comercio para 2027 parecido al actual impuesto para vuelos internos en la Unión Europea por la emisión de gases de efecto invernadero, según el sistema de comercio de derechos de emisiones.

Por otro lado, las compañías aéreas proclaman que son necesarias otras soluciones diferentes al aumento de impuestos. "Europa necesita centrarse en financiar la investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías que emitan menos" declaró François Bacchetta, manager general regional de EasyJet.

Quedan discusiones sobre el tema, pero son necesarias mayores regulaciones y el hallazgo de energías limpias compatibles con los grandes motores de los aviones para que las empresas aéreas y los pasajeros sean beneficiados.