Poca actividad física en México es una de las principales causas de obesidad infantil

 03-02-2020
Alan Hernández

 

   

 

Crédito foto: Pixabay

Crédito foto: Pixabay

 

Uno de los mayores problemas en materia de salud pública que enfrenta México es la obesidad. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), este padecimiento afecta al 70 por ciento de la población nacional; perjudica tanto a niños como a adultos. En este sentido, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), dio a conocer los resultados del Módulo de Práctica Deportiva y Ejercicio Físico; en el documento se menciona, el 42.1% de la población mayor de 18 años se declaró físicamente activa; indicador que es menor al registrado en 2015. Según el Inegi, en 2015 el porcentaje de personas mayores de 18 años activas físicamente fue de 44 por ciento.

Con el fin de ampliar la información, NotiPress consultó a Luis Fernando Licea, entrenador personal de la Ciudad de México; el experto mencionó cuál es el principal motivo por el que los sistemas de educación no priorizan en su agenda la promoción de realizar actividad física, a lo cual dijo "en la república mexicana hay desinformación y falta de preparación gubernamental. Se necesita un programa de salud intergral que pueda prevenir la obesidad desde la niñez, en vez de enfocarse en la adultez solamente". En este sentido, los institutos deberían tener, por lo menos, un programa de cuatro días de actividad física y recreativa para permitir que los individuos estimulen movilidad motriz.

Según el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), la obesidad infantil se asocia con una mayor probabilidad de muerte prematura y discapacidad en la edad adulta. Los niños obesos sufren dificultades respiratorias, mayor riesgo de fracturas e hipertensión; asimismo, presentan marcadores tempranos de enfermedades cardiovasculares, resistencia a la insulina y efectos psicológicos.

El especialista aseveró que un departamento de nutrición funcionará en las escuelas a medida en que se involucre a los padres de familias a seguir los regímenes alimenticios al pie de la letra. De la misma manera, el experto sugirió la intervención de un nutriólogo en pláticas con los familiares una vez al mes para que vigilen y sepan de la importancia de una alimentación saludable.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la estrategia integral para prevenir la obesidad es promover hábitos alimenticios saludables, fomentar la actividad física, hábitos de sueño sanos y la actividad física en la primera infancia, así como de niños y adolescentes en edad escolar. También menciona que el control de peso es aconsejable y ofrecer el apoyo adecuado para el manejo de niños y jóvenes con obesidad.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS