Recomendaciones para las actividades al aire libre en este invierno

 02-12-2019
B Amigon

 

   

 

En invierno ocurren inversiones térmicas que causan una mayor concentración de partículas suspendidas en el ambiente, debido a esto se deben tomar ciertas precauciones al momento de realizar actividades al aire libre.

Una buena calidad del aire en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) se calcula con cinco de los contaminantes: dióxido de azufre, monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno, ozono y partículas suspendidas. Las partículas suspendidas son una compleja mezcla de sustancias líquidas y sólidas en completa suspensión en el aire, comúnmente emitidas de manera directa por los vehículos motorizados y chimeneas de fábricas.

De acuerdo con la Norma Oficial Mexicana, un nivel satisfactorio en la calidad del aire está por debajo de 100, aunque una buena calidad tiene un valor menor a 50. Los niveles por encima de 101, especialmente 151, representan un riesgo para el medio ambiente y la salud de las personas, por lo que las actividades al aire libre deben limitarse.

Para evitar cualquier enfermedad causada por los niveles de mala calidad en el aire siempre es recomendable consultar el Índice de Calidad del Aire, sobretodo si se tiene planeado estar al aire libre durante bastante tiempo; el índice puede consultarse en su página electrónica.

Al encontrar un nivel aceptable en la calidad, cualquier actividad al aire libre es permitida, de hallarse en un nivel entre 51 a 100, lo mejor sería limitar las actividades de las personas más susceptibles a la contaminación, estas son niños, adultos mayores, personas con enfermedades respiratorias y cardiovasculares, así como personas acostumbradas a realizar actividad física al aire libre.

Las actividades al aire libre que pueden limitarse no son únicamente ejercicio o de grandes esfuerzos, también pueden ser salir a caminar, jugar en la calle, o ir de compras; también trasladarse en bicicleta o scooters debe tomarse en cuenta como estas actividades.

Debido a las características ambientales de la temporada de invierno, las partículas suspendidas se acumulan en las primeras horas del día volviendo especialmente difícil realizar ejercicio al aire libre o trasladarse durante estas horas, al igual que en horas donde el tránsito es particularmente alto.

A las personas con problemas cardiovasculares o respiratorios sería mejor realizar ejercicio al exterior con la calidad de aire en menos de 50 o realizar todos los ejercicios en interiores. Cualquier síntoma de molestia debe de tomarse con seriedad y tendría que acudir al médico de presentarse.

Entre los síntomas a presentarse se encuentran la resequedad, irritación, incremento en las secreciones, tos o dificultad para respirar; los daños al sistema respiratorio pueden ser permanentes o durar incluso después de la exposición.

Durante esta temporada invernal habrá que tomar precauciones para evitar enfermedades respiratorias causadas exclusivamente por la mala calidad del aire y la contaminación del ambiente.