Cómo han impactado las redes sociales en el español

 02-02-2021
Jorge Cerino
   

 

Crédito foto: Pedro Basilio (NotiPress)

Crédito foto: Pedro Basilio (NotiPress)

 

El predominio actual de las redes sociales en la interacción cotidiana de las personas es indiscutible, más aún en el contexto de la pandemia de Covid-19. Según la empresa especializada en datos de mercado Statista, tan sólo en México, Facebook contabilizó 76.66 millones de usuarios en 2020 y Twitter, un total de 11.3 millones en 2021. En este contexto, el uso de redes sociales ha impactado en el lenguaje de sus usuarios, incidiendo en el español que se usa en estas plataformas y en todo el Internet.

Muchos lingüistas y filólogos coinciden en subrayar el carácter cambiante del español, debido a que todos los idiomas están vivos y en un constante proceso de cambio. Claramente el español de Miguel de Cervantes no es el mismo español de Elena Garro y mucho menos es el mismo español de las redes sociales y el Internet.

Según Claudia Desiré Díaz Cjahua, docente del Departamento de Humanidades de la Universidad Privada del Norte, el cambio del español de las redes sociales va impulsado por jóvenes y adolescentes. En un artículo publicado en la revista Herediana, de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, afirma que estos cambios son motivados por un afán de acelerar y masificar la comunicación. También por el deseo de este sector social de personalizar sus mensajes y por marcar un límite "territorial" ante otros grupos distintos.

Uno de los fenómenos más curiosos del lenguaje de Internet es la fusión morfosintáctica y semántica del español con el inglés, una mezcla conocida como "espanglish". Aunque esta forma de comunicación coloquial es de especial relevancia para la comunidad de habla hispana en Estados Unidos, igualmente se ha extendido su uso en el contexto digital.

Así, a través de un comunicado enviado a NotiPress, Snickers, la marca de chocolates de Mars Incorporated, compartió una recopilación de este tipo de palabras de uso predominantemente digital. La primera de ellas es stalkear, se refiere a la acción de espiar las redes sociales de una persona para conocer detalles de su vida personal.

Por otro lado, la palabra unboxing se ha popularizado en Instagram y entre los influencers y se refiere al proceso de abrir un paquete de un producto para mostrar a una audiencia el contenido. Challenge, literalmente "reto", es otra palabra se popularizó para referirse a los desafíos que se extienden para replicarse a través de redes sociales, en ocasiones para apoyar a una causa benéfica.

Hangry es una combinación de "hungry" y "angry", en inglés "hambriento" y "enojado", respectivamente y se utiliza para describir la sensación de mal humor causada por tener hambre. Trolear se refiere a la acción de publicar mensajes provocativos, ofensivos o fuera de lugar con el fin de irritar a alguien. A quien publica este tipo de comentarios en foros de internet y redes sociales se le suele llamar trol.

Ante este fenómeno, existe un sector conservador preocupado por la amenaza de estos anglicismos a la pureza del español. Sin embargo, esta idea carece de una perspectiva lingüística histórica, afirma Maggie Durwald, estudiante de la Universidad de Pittsburgh con especialización en lingüística y francés. En un post de blog de Panoramas, el foro del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Pittsburgh, señala que el español y otros idiomas del mundo han tomado elementos léxicos de otras lenguas.

Subraya, el español contiene palabras de todas las lenguas romances y otras tantas de origen africano, árabe, vasco y nativo americano, por lo cual es poco realista querer defenderlo de la influencia de palabras inglesas relacionadas con la tecnología. "La formación de esta jerga es un proceso normal del cambio lingüístico que todavía se está desarrollando", afirma

Las redes sociales han impactado en el lenguaje de sus usuarios alrededor del mundo y, sin duda, continuará incidiendo en el español y moldeando su uso dentro de estas plataformas. Se ha observado, además, que la comunicación digital no se reduce al uso simple de palabras, algunas transgredidas y modificadas. En ella también se recurre al uso de elementos visuales dinámicos y estáticos, como memes, gifs y emojis, todos elementos de gran impacto en las nuevas formas de comunicación digital.




DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS