¿Existen planes de acción para prevenir uso de armas en escuelas en México?

 22-02-2022
Julia Alós
   

 

Crédito foto: Jarmoluk vía Pixabay

Crédito foto: Jarmoluk vía Pixabay

 

El pasado 21 de febrero del 2022, un estudiante de secundaria se autolesionó la mano al detonar accidentalmente un arma de fuego dentro de las instalaciones de un colegio en México. El incidente, ocurrido en Iztapalapa, obligó a la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) y la Autoridad Educativa Federal en la Ciudad de México (CDMX) a fortalecer las medidas preventivas de seguridad escolar. Sin embargo, surge la pregunta si en las escuelas de México existen protocolos para prevenir este tipo de incidentes.

La emergencia fue reportada al Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM), el cual atendió las heridas del joven responsable por el disparo. Actualmente, el padre del alumno y potencial dueño del arma se encuentra bajo custodia policial, para posteriormente ser trasladado ante las autoridades ministeriales concernientes. Así, la SSC está brindando atención a la comunidad educativa, viéndose forzada a fortalecer los programas dirigidos a erradicar la presencia de armas de fuego y violencia en hogares y ambientes escolares.

De acuerdo con la Guía para la Prevención, Detección y Reacción ante la Presencia de Armas en las Escuelas, emitido por la Secretaría de Gobernación (Segob), existe un plan de acción estos percances. Primeramente, la prevención, que involucra la prohibición de armas dentro de planteles escolares y la colaboración de los padres para el cuidado y protección de los menores. Además, la fomentación de un ambiente armónico, inclusivo y pacífico es fundamental para evitar futuros incidentes. Asimismo, se recomienda crear un Consejo Escolar de Participación Social que cuente con representantes familiares, del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de las Familias (DIF) y elementos de la Secretaría de Seguridad Pública. Este deberá de encargarse de la prevención, atención y erradicación de la violencia en entornos escolares.

Como segundo paso está la detección, ahí se aconseja implementar revisiones periódicas de las mochilas por parte de padres de familia y en situaciones extraordinarias, de autoridades escolares. Encima de esto, es necesario promover la comunicación abierta y asertiva en la familia, puesto a que hay correlación entre la portación de armas y el acoso escolar. De igual forma, se deberá de capacitar a los docentes para que exista la adecuada identificación de manifestaciones de violencia por parte de niños, niñas y adolescentes.

Por último, las reacciones, las cuales deberán destinarse al resguardo de la comunidad escolar, la cual deberá de estar familiarizada con los protocolos de actuación ante la presencia de armas. Su ejecución tendrá que ser establecida y ensayada previamente y deberá de respaldarse en las autoridades competentes cuando exista la emergencia.

Conforme al artículo 10 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, todo ciudadano tiene derecho a poseer armas dentro de su domicilio para su defensa y protección. Por esta razón, las medidas necesarias deben girar en torno a campañas educativas y la concientización del uso de armas. Esto se debe a que en la mayoría de los casos, los menores involucrados en estos percances crecen con valores donde la violencia es aceptada y practicada. Esto cobra relevancia porque en la gran mayoría de los casos, los niños, niñas y adolescentes obtienen las armas de sus propios hogares.

Según el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, en el Estado de derecho existe un desarrollo lento, por lo que se hallan amplios incumplimientos de la ley. Eso implica que el gobierno se encuentra limitado a la hora de garantizar la seguridad de las personas. Por esta razón, la erradicación de esta clase de sucesos violentos deberá de ser abordado a través de la educación para mitigar su frecuencia y normalización.




DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS