La incertidumbre crece alrededor del Instituto de Salud para el Bienestar Insabi

 14-01-2020
Andrés Zimbrón

 

   

 

Crece la incertidumbre tras las duras críticas que ha desatado la cancelación del Seguro Popular durante el último día de 2019, con el fin de dar paso a la nueva estructura de cobertura médica gratuita llamada Instituto para el Bienestar (Insabi). El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), comentó el 14 de enero de 2020 en conferencia de prensa lo más importante de los nuevos beneficios de Insabi. "Vamos a tener un informe del plan de salud pública un día a la semana; la gente nos va ayudar informando si hay médicos en los hospitales o no, si hay abasto o des abasto de medicinas, el estado de las instalaciones y van a venir aquí los servidores públicos del sector salud".

Pero no todo es positivo en la iniciativa de AMLO de servicios de salud gratuitos. Luego de la puesta en funcionamiento del sucesor del Seguro Social, se han recibido duras críticas por supuestas irregularidades ya denunciadas en mandatos anteriores por licitaciones arregladas. Por ejemplo, las denuncias a la empresa PISA y su distribuidora Internacional de Medicamentos y Equipo Médico S.A de C.V (DIMESA) por el suministro de medicinas al gobierno federal. Durante la administración de AMLO, se adjudicaron 113 contratos de 632, sumando así el 17.8% del total de las licitaciones para gestionar el abasto y distribución del medicamento a instituciones públicas como el IMSS e ISSSTE.

El periodista Carlos Loret de Mola conversó por teléfono en W Radio con el director de Insabi Juan Antonio Ferrer Aguilar, quién aseguró que estas empresas a pesar de existir un veto para no distribuir medicamentos instituciones médicas públicas, tienen derecho a competir por los contratos, contradiciendo así las palabras del mandatario de México. Asimismo, cuando se le cuestionó al titular del Insabi si iban a comprar medicamento con empresas relacionadas por presuntos casos de corrupción y tráfico de influencias con la anterior administración, Ferrer Aguilar respondió de manera positiva. "Nuestro papel es garantizar que haya todos los medicamentos para todos los mexicanos, aunque se lo tengamos que comprar, si el precio es justo y la calidad es la debida, nosotros se lo vamos a comprar, de eso no tengan duda", agregó el funcionario.

Ferrer Aguilar también aseguró en el programa radial, que los medicamentos estarán disponibles en una semana en todos los hospitales y todas las clínicas de los 28 estados del país donde llegaron a un acuerdo. La promesa de estabilizar el funcionamiento del nuevo sistema salud, generó incertidumbre por la contradicción de adjudicar contratos en la compra de medicamentos a empresas que el propio gobierno federal había indicado que no debía adjudicarse. El Insabi comienza operaciones en hospitales, clínicas e institutos, a fin de garantizar todos los servicios médicos gratuitos. Con un presupuesto adicional de 40 millones de pesos, el Instituto del Bienestar intentará atender a más de 69 millones de mexicanos sin acceso a un sistema de salud.