México necesita políticas públicas definidas para prevenir el suicidio

 11-09-2019
Jimena Rivera

 

   

 

Crédito foto: Pixabay

Crédito foto: Pixabay

 

Desde el 2003, la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio (IASP, por sus siglas en inglés) en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS) han promovido cada 10 de septiembre como el Día Mundial para la Prevención del Suicidio.

El suicidio afecta cerca de 800,000 personas en el mundo cada año y se encuentra dentro de las 20 principales causas de muerte a nivel mundial, siendo la población de mayor riesgo los adolescentes, sin embargo, la población mayor de 60 años es también es afectada. Según datos de la OMS, la población mundial está envejeciendo rápidamente y entre 2015 y 2050 la proporción de la población mundial mayor de 60 años pasará del 12% al 22%. Los trastornos neuropsiquiátricos representan el 6,6% de la discapacidad total (AVAD) en este grupo. Aproximadamente un 15% de los adultos de 60 años o más sufren algún trastorno mental. La demencia y la depresión son los trastornos neuropsiquiátricos más comunes en este grupo de edad.

Los trastornos de ansiedad afectan al 3,8% de la población de edad mayor y los problemas por abuso de sustancias psicotrópicas, casi al 1%; asimismo, aproximadamente una cuarta parte de las muertes por daños autoinfligidos corresponden a personas de 60 años o mayores. Es frecuente que los problemas por abuso de sustancias psicotrópicas en los adultos mayores se pasen por alto o se diagnostiquen erróneamente.

Asimismo, en el grupo etario de 15 a 29 años, el suicidio es la segunda causa de muerte después del cáncer y por encima de los accidentes de tránsito. En este sentido, el 79% de los suicidios de todo el mundo se registraron en los países de ingresos bajos y medianos, no obstante, la tasa más elevada (de 11,5 por 100 000 habitantes) correspondió a los países de ingresos altos, en los que, además, el suicidio en hombres es tres veces más común a comparación de las mujeres, frente a los países de ingresos bajos y medianos, en los que la tasa está más igualada.

Unirse es fundamental para la prevención del suicidio, requiere del esfuerzo de toda la sociedad, familia, amigos y gobiernos. Su prevención requiere de estrategias integradas que abarquen el trabajo a nivel individual y comunitario. La investigación sugiere, los esfuerzos de prevención del suicidio serán mucho más efectivos si abarcan múltiples niveles e incorporan múltiples intervenciones. Para alcanzar el objetivo común en la prevención del suicidio las organizaciones, legisladores y la sociedad deben trabajar en colaboración, y de forma coordinada, utilizando un enfoque multidisciplinario.

En los cinco años transcurridos desde la publicación del primer informe mundial de la OMS sobre el suicidio, ha aumentado el número de países que cuentan con estrategias nacionales para la prevención del suicidio, aún así, son sólo 38. En México, la presidenta de la Mesa Directiva, Mónica Fernández Balboa, informó, el Senado de la República trabaja en una estrategia legislativa integral para establecer políticas en función de ayudar a prevenir el suicidio, ya que actualmente el país no cuenta con políticas púbicas bien definidas para prevenirlo. Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en los últimos 16 años, el país tuvo un incremento de 32 por ciento en la tasa de suicidios, siendo la depresión el principal detonante en jóvenes de entre 15 y 19 años.

La demencia, la depresión y otros trastornos mentales de gran importancia están incluidos en el Programa de Acción Mundial en Salud Mental, con el cual pretende mejorar la asistencia de los trastornos mentales, neurales y por abuso de sustancias psicotrópicas mediante la aportación de orientaciones e instrumentos para el desarrollo de los servicios de salud en las zonas pobres. La OMS, entre otras organizaciones, ha elaborado manuales sobre intervenciones psicológicas breves para tratar la depresión, que pueden ser utilizados por trabajadores no profesionales.

Igualmente, el 10 de septiembre, la OMS presentó, en colaboración con sus asociados mundiales, la Federación Mundial de Salud Mental, la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio y United for Global Mental Health, la campaña 40 segundos para actuar, que culminará el 10 de octubre, el Día Mundial de la Salud Mental, que este año también trata de la prevención del suicidio.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS