Digitalización y tecnología son claves en la inclusión financiera

Ciberseguridad e Inteligencia Artificial son herramientas fundamentales para el mejoramiento de los procesos

Esto representa una visible ​oportunidad de redefinir el acceso de diversos servicios y de esta manera, hacerlos más eficientes, flexibles y accesibles

La digitalización se ha visto reflejada en muchas de las operaciones actualmente realizadas por las empresas, lo cual ha posicionado a la tecnología como un recurso clave para la innovación y vigencia de las organizaciones. Asimismo, la tecnología también permite un avance significativo en la democratización de servicios; tal es el caso de la industria fintech. Esto debido a que sus herramientas permiten abordar la inclusión financiera, la cual representa uno de los mayores retos en el crecimiento de la economía mexicana.

De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF), únicamente el 31 por ciento de los mexicanos poseen una cuenta de crédito. De igual manera, solo el 32% utilizan la infraestructura electrónica para realizar transacciones financieras. Sin embargo, la Asociación de Internet en México reportó durante el año 2020, en medio de la pandemia, se presentó el mayor incremento del uso de Internet en los últimos años.

Lo anterior representa una visible oportunidad de redefinir el acceso de diversos servicios y de esta manera, hacerlos más eficientes, flexibles y accesibles. Bajo este contexto, la financiera mexicana Bien para Bien compartió para NotiPress, además de la accesibilidad, también existen elementos importantes que definen los servicios y mejoras con ayuda de la tecnología.

El primero recae en la automatización y personalización, el cual aumenta la eficiencia del servicio y favorece a la satisfacción de los clientes. Esto sucede al poseer la capacidad de obtener la información necesaria para poder determinar la situación particular de cada cliente. Por lo tanto, contar con herramientas propias de Inteligencia Artificial, las cuales interactúen con el solicitante y lo ayuden a reconocer patrones de comportamiento que predigan el nivel de riesgo o potencial de morosidad, resulta esencial.

Un segundo elemento se trata de la agilidad en la asesoría y procesos, donde implementar soluciones tecnológicas a través del desarrollo integral de interfaces de programación de aplicaciones (APIs) será fundamental. "Esto ha permitido que cualquier usuario interesado en adquirir un producto, pueda completar su solicitud sin necesidad de trasladarse a algún sitio físico. Hay mejoras significativas en el ahorro de tiempo y recursos, durante distintos procesos utilizando información proveniente de sistemas propios y de terceros", señaló Víctor Manuel Borrás, CEO de la financiera mexicana Bien para Bien.

Respecto a la seguridad digital, Borrás comentó que el aumento de nuevos canales en el ciberespacio también presentan nuevos riesgos frente a los actos de fraude o robo de datos. En ese sentido, se ha hecho relevante el uso de prácticas tecnológicas de ciberseguridad como el reconocimiento biométrico de los clientes para acceder a sus cuentas. Por lo tanto, la digitalización ofrece mejores servicios a los usuarios, además de habilitar la inclusión financiera de manera rápida y segura en mercados de alta demanda.