Si Meta deja Europa llegaría a perder el 24% de sus ganancias

La compañía de Zuckerberg amenaza con dejar Europa si las normas comunitarias no le permiten transferir datos de sus usuarios europeos

Falta de apertura con la negociación de transferencia de datos podría terminar en la retirada de Meta de Europa, cerrando plataformas como Facebook e Instagram

Meta analizó la posibilidad de cerrar varios de sus servicios en la Unión Europea (UE), tales como Facebook e Instagram. Esto si las normativas comunitarias en un futuro continúan sin permitirle transferir datos de sus usuarios europeos a Estados Unidos. Según el informe presentado a la Comisión de Seguridad e Intercambios de Estados Unidos, la compañía de Mark Zuckerberg se ha enfrentado a problemáticas con el negocio de publicidad internacionalmente.

Las repercusiones de Meta en caso de cumplir su amenaza podrían ser fatales para la empresa. De acuerdo con su informe anual, Europa generó el 24 por ciento de los ingresos totales de Meta en el 2021. Actualmente cuenta 309 millones de usuarios activos diarios en Europa y 427 millones de usuarios mensuales. En el último año la actividad de estos usuarios generó más de 15 mil millones de dólares en publicidad.

En julio del 2020, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) anuló la normativa Privacy Shield mediante una sentencia. Hasta ese momento, esa normativa regulaba la transferencia de datos de usuarios entre países. Por ello, entró en vigor el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) comunitario, el cual ha estado vigente desde 2018. Este prohíbe a las empresas procesar los datos de los ciudadanos europeos fuera de la UE.

De acuerdo con Meta, el tener restricciones para compartir datos entre los productos y servicios de la compañía podría afectar su capacidad para brindar sus servicios, la forma en que los brindan o incluso su capacidad para orientar los anuncios. En ese sentido, Zuckerberg ha pedido llegar a un acuerdo con las instituciones comunitarias durante el 2022 con el que la transferencia de datos entre ambas partes vuelva a ser legal. En no lograrse, se haría un cierre de algunos de sus servicios más populares, a pesar de ser contraria a sus propios intereses. Pues tendría una repercusión material y adversa tanto en el negocio, como a su situación financiera y a sus resultados de operaciones.

Por su parte, el ministro de Economía alemán, Robert Habeck, y su homólogo francés, Bruno Le Maire, expresaron su indiferencia frente a la posibilidad del cese completo de las actividades de Facebook e Instagram en Europa. "Seguro que vivimos muy bien sin Facebook y que viviríamos muy bien sin Facebook", aseguró Le Maire. Asimismo, señalaron que la UE resistirá al "poder desmedido" de las empresas digitales y hará valer su soberanía, así como proteger los datos personales de su población. El ministro Habeck recordó que hubo quejas similares cuando la UE introdujo el RGPD, el cual "se convirtió en el estándar global" posteriormente.