ABM fija nuevos objetivos y busca apoyar al sector agropecuario

 22-05-2020
Ali Figueroa

 

   

 

Durante la más reciente conferencia de prensa ofrecida por la Asociación de Bancos de México (ABM), con la participación del presidente Luis Niño de Rivera, se declaró que las complicaciones derivadas de la pandemia por Covid-19 han propiciado que la banca fije nuevos objetivos y trate los temas centrales para mitigar mayores complicaciones generadas por la emergencia sanitaria. Estos problemas, planteados desde el cierre del primer semestre, se basan en la evolución de los indicadores de la banca al cierre del primer trimestre y los apoyos recibidos por la banca ante la situación de pandemia.

A pesar de la caída de 2.4% registrada en el Producto Interno Bruto (PIB), y del panorama de recesión económica que repercute directamente en México, el crédito al sector privado, otorgado por la banca, creció 3% desde el cierre realizado en marzo. Esto representa un crecimiento de 10.4% en términos nominales del sector privado, y de 13.1% para el crédito a las empresas. El motivo central que determinó esta intensidad en el crecimiento del crédito destinado a las empresas, es la denominación del dólar estadounidense y su fuerza frente al peso mexicano, en tanto el 30% de los créditos se otorgan a través de este tipo de cambio.

Por su parte, el total de cartera de crédito permanece con índices de vencimiento y morosidad de 2.3%, una cifra aún favorable. El crédito a empresas que registran morosidad aumentó 1.9%, el crédito al consumo 4.5%, y a la vivienda 3.1%; según los especialistas de la banca, estos índices reflejan un impacto positivo en la calidad de cartera. Con objeto de evitar complicaciones ante un escenario menos favorable, la cobertura de reservas para la cartera vencida y la liquidez de la banca muestran una captación y desempeño muy favorables, que exceden 200% con respecto al año anterior.

De acuerdo con Luis Niño de Rivera, la mayor preocupación en la banca consiste en lograr el restablecimiento de la economía a un ritmo favorable, frente a los indicadores y contracción económica. El punto de partida debe ser escalonado y prudente, a través de la planeación estratégica de apertura por regiones, para reactivar los ciclos de empleo, producción, distribución y consumo. Para ello, la banca trabajará en esquemas de apoyo a pequeña y mediana empresa, realizará su programa anual en colaboración con gobiernos estatales, Nacional Financiera y Bancomext; asimismo, ha entrado en contacto con 25 entidades federativas, Financiera Nacional de Desarrollo Rural, y Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIDA), con objeto de apoyar las cadenas de producción locales en el sector agropecuario.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS

 

-