COVID-19 hace más evidente la desigualdad económica y laboral en México

 27-03-2020
Emiliano Fuentes

 

   

 

Ante la pandemia de COVID-19, las medidas implementadas a nivel federal por el gobierno de México para prevenir la propagación del virus han tenido serias dificultades para implementarse debido a la exasperada desigualdad social existente en el país.

Como crisis, el coronavirus supone una dura prueba para todos los países del mundo, pero queda en evidencia la desigualdad entre los recursos de China, donde fue posible construir hospitales de emergencia en cuestión de días; a Europa donde la situación de Italia exponía a los doctores ante el dilema de qué pacientes priorizar, o del gobierno de España con la capacidad de ordenar al sector privado ponerse a disposición pública, entre otros ejemplos; en contraposición con los sistemas de salud mexicanos pues, a medida en que se extendienda la epidemia, se pondrá en evidencia la desigualdad del país.

En este sentido, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, explicó los motivos por los cuales un confinamiento total es inviable en México, a diferencia de diversos países que han asumido estas medidas como China, Italia o Estados Unidos, con las economías más grandes del mundo.

Aunque México es la catorceava economía a nivel mundial de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), o bien la 15a según el Banco Mundial, la desigualdad se encuentra demasiado marcada haciendo imposible que las medidas de resguardo como la cuarentena o la restricción de movilidad de las personas sean difíciles de decretar. "En México desde hace muchos años tenemos una desigualdad económica, la mitad vive en condiciones de pobreza, es una verdad documentada", enfatizó el subsecretario.

"En una economía como la de México uno no puede restringir tanto la actividad social, la actividad económica porque podrían causar un daño irreparable para algunas personas que viven al día, el 50% de la población vive al día y no tiene la capacidad de ahorro, estas son los factores que gobiernan las decisiones en materia de salud pública", declaró el funcionario.

Otro elemento que acentúa la desigualdad es la población ocupada dentro del sector informal, pues información de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) del cuarto trimestre de 2019, el 56.2% de la población ocupada obtiene sus ingresos dentro del sector informal. Situación donde 56 de cada 100 trabajadores es vulnerable en términos de protección laboral, acceso a instituciones de salud, seguridad social o ingresos inconstantes.

Si bien, es evidente que nadie es inmune al COVID-19, la manera en que cada grupo social vive sus consecuencias resalta la desigualdad en cuanto a condiciones económicas y laborales en México.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS

 

-