Datos en última semana de mayo relevantes para saber gravedad de la crisis económica

 27-04-2020
Emiliano Fuentes

 

   

 

Tras caída histórica de los precios del petróleo y estragos de la pandemia, la última semana de abril de 2019 será de gran relevancia para un primer acercamiento al impacto económico del coronavirus en México. Habrá que poner atención a los datos a publicar correspondientes a marzo 2020.

Siguiendo la agenda de la semana, el lunes 27 de mayo 2020 se dará a conocer la tasa de desempleo para mayo 2020 por parte del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). También de gran relevancia será la estimación oportuna del crecimiento del primer trimestre 2020 a publicar el jueves 30 de mayo 2020.

Con estimaciones de Banco Base, durante el primer trimestre, el Producto Interno Bruto (PIB) de México se contrajo 3.3% trimestral y 3.6% anual, de acuerdo con cifras ajustadas por estacionalidad. Esta estimación es consistente con la expectativa del escenario central de una caída promedio anual del PIB del 8%.

Estas proyecciones se dan debido a un aumento considerable en la percepción de riesgo sobre México. Dicho aumento en la desconfianza se debe por un lado a la crisis sanitaria del coronavirus que sigue avanzando a tasas más aceleradas con los datos oficiales y la entrada en vigor de la fase 3; es probable que el proceso de reapertura económica tarde más tiempo de lo esperado y se endurezcan las restricciones

Ante la fase 3 se prevé una dureza en las restricciones a la movilidad agravando la parálisis económica; también hay que recordar la brutal caída en el precio de la mezcla WTI alcanzando a cotizar en números negativos marcando un incremento en la demanda de activos libres de riesgo.

Cabe recordar que, durante la sesión del lunes, el precio del WTI alcanzó a cotizar en terreno negativo por primera vez en la historia, lo cual aumentó la incertidumbre en el mercado incrementando la demanda por activos libres de riesgo.

Reflejo de esto es el incremento en los precios del oro que cerró la penúltima semana de mayo 2020 con un incremento considerable de 2.49% derivado en gran medida por un alza en la percepción de riesgo en los mercados financieros de todo el mundo, causado por el citado desplome de los precios de la mezcla WTI.

Según Banco Base, dichas presiones a la baja del precio del petróleo "se han dado principalmente por el nerviosismo causado por el impacto económico del coronavirus en la economía real, lo que ha creado un desequilibrio en el mercado petróleo".

Así, en la última semana de mayo 2020, habrá que prestar atención para saber de qué tamaño es el impacto económico de las medidas de la cuarentena para mitigar la propagación de la pandemia y la brutal caída en los precios del petróleo.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS

 

-