Davos 2023: el crecimiento económico es clave para responder al embate social

 16-01-2023
Ali Figueroa
   

 

Crédito foto: World Economic Forum / Boris Baldinger

Crédito foto: World Economic Forum / Boris Baldinger

 

De acuerdo con el Banco Mundial, con 685 millones de personas en pobreza extrema, el 2022 se convirtió en el segundo peor año en reducción de pobreza; superado únicamente por el primer año de pandemia por Covid-19. Bajo esta línea, líderes políticos, activistas, y representantes del sector empresarial discuten sobre el embate social de la crisis sanitaria y conflictos geopolíticos en la cumbre Davos 2023.

La cumbre de Davos, reunión anual del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), tiene por objeto trabajar con los desafíos globales mediante la cooperación entre industrias y sectores. Si bien el evento fue suspendido en 2021 y 2022, la cumbre de 2023 cuenta con la participación de las Naciones Unidas, Organización Mundial del Comercio, y Fondo Monetario Internacional (FMI).

En Davos 2023, cuya agenda comprende del 16 al 20 de enero, el eje de discusión son las afectaciones sociales, económicas, y administrativas derivadas de la crisis sanitaria y la guerra entre Rusia y Ucrania. Al respecto, especialistas destacaron el tema de los energéticos y mercado de gas natural, el cual cotizó en 3.3 dólares por acción en 2021 debido al conflicto bélico.

Durante la apertura del evento, titulada cooperación en un mundo fragmentado, voceros comentaron que las crisis actuales presentan un proceso de transformación económica y social distinto al de años anteriores. Entre los temas clave destacaron las presiones inflacionarias, que podrían bajar a 6.5% del Producto Interno Bruto (PIB) luego del 8.8% registrado en 2022 según el último reporte económico del WEF.

Aunado a la inflación, se encuentran dificultades en materia de evolución económica que podrían generar una recesión en 2023 con base en el crecimiento de 1.7% pronosticado por el Banco Mundial. Sobre ello, Grupo Banco Mundial informó que la desaceleración económica en el presente año podría afectar más a los países en desarrollo, cuyo ingreso per cápita estimado es de 2.8 por ciento.

Según los especialistas del WEF, en medio de dificultades sobre las cadenas de suministro, bajo consumo por encarecimiento, y dificultades energéticas, mantener el crecimiento económico en 2023 es clave para prevenir un mayor embate social. "Debemos evitar que el mundo caiga en una nueva recesión", aseguró el presidente del WEF, Børge Brende.

Por su parte, la organización no gubernamental (ONG) Oxfam Internacional considera que la desigualdad social derivada del encarecimiento es un reflejo del "fracaso de la comunidad internacional", reportó Swissinfo. Según la ONG, el incremento de pobreza en 2022, que reportó 263 millones nuevas personas en esta condición, no es un tema exclusivo de los países en desarrollo ni mercados emergentes. Asimismo, la amenaza de una recesión debido a la desaceleración económica coloca el foco de atención social en el tema de recuperación y crecimiento económico.




DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS