Estancamiento en creación de empleos acentúa la pobreza en México

 12-08-2019
Emiliano Fuentes

 

   

 

Estudio sobre la pobreza en México del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) muestra que se ha avanzado en la cobertura de los derechos sociales básicos durante los 10 años recientes, pero no se ha mejorado en otros índices importantes como la población vulnerable por ingresos, puesto que no se han creado empleos suficientes, acentuando la vulnerabilidad de la sociedad mexicana.

A través de la Medición de pobreza serie 2008 – 2018, publicada el 5 de agosto de 2019 por Coneval, se puede observar cómo ha evolucionado la pobreza en México durante los últimos 10 años.

Coneval informó, hay 52 millones 425 mil 887 de personas en situación de pobreza, cifra mayor a la reportada en 2018. Según las mediciones, de 2008 a 2018, la población por debajo de la línea de pobreza por ingresos disminuyó sólo de 49 a 48.8%; y la población por debajo de la línea de pobreza extrema por ingresos se mantuvo en 16.8%, también se informa que el ingreso de los mexicanos está estancado en el periodo analizado.

Para analizar la pobreza en México, se generan indicadores para medir seis posibles carencias sociales. Dichas carencias son: la falta de acceso a alimentación, servicios de salud, seguridad social y servicios básicos en la vivienda, rezago educativo y falta de calidad y espacios de la vivienda.

En el informe se da cuenta, las seis carencias sociales disminuyeron entre 2008 a 2018. En promedio, un mexicano pobre enfrentaba tres carencias sociales en 2008 y pasó a enfrentar dos carencias sociales en 2018.

Durante estos diez años la pobreza se redujo 5.6% y la pobreza extrema se redujo 32.7%, pero la pobreza moderada aumentó 11.7% en el periodo, fenómeno que se ve ilustrado por el comportamiento de dos de los indicadores.

La población vulnerable por carencias sociales era de 32.3% al inicio del periodo estudiado y en 2018 fue de 29.3%. La disminución en este indicador está muy ligado a los programas gubernamentales para disminuir las carencias sociales.

Otro indicador importante para analizar, que es donde se encuentra el mayor problema de la pobreza en México, es que en 2008 el 4.7% de la población era vulnerable por ingresos y la cifra para 2018 aumentó un 46.8%.

Plantea Coneval, elevar el nivel de ingreso de las familias para la reducción de la pobreza, así como otorgar seguridad social. Sin embargo, con el estancamiento económico que pasa el país, no se ha logrado crear empleos suficientes para lograr incrementar los ingresos de las personas.

Superar la pobreza plantea retos que se atacan con políticas públicas distintas, uno de ellos es aumentar la oferta de ciertos bienes y servicios, en lo cual se ha avanzado con los programas de dádiva gubernamental para cubrir los factores necesarios. Y el segundo reto que es el más urgente de atender, disminuir el porcentaje de las personas vulnerables por ingresos, con la creación de empleos formales.

Plantear que el origen de la pobreza está en la corrupción como sostiene Andrés Manuel López Obrador, no es un análisis sostenible. Reducir el porcentaje de pobreza requiere la creación de empleos que ayuden a las familias a obtener ingresos suficientes para cubrir sus necesidades.

Los programas sociales a partir de transferencia directa de recursos monetarios, están lejos de garantizar que se eleven los ingresos familiares de manera sostenida y sostenible.

Un crecimiento sostenido del ingreso es la manera más efectiva de sacar a las personas de la pobreza, pero ante un escenario de bajo crecimiento económico se ve difícil la generación de empleos formales necesarios.