Financiamiento con factoraje potencia hasta 150% exportaciones de commodities

 14-06-2022
Fernanda Martínez
   

 

Crédito foto: Pexels

Crédito foto: Pexels

 

Datos del Banco de México señalan que la inflación se encuentra al alza. En abril de 2021 estaba en 6.08 punto, mientras que en el mismo mes de 2022 se encontró en 7.68 puntos. El fenómeno se ha observado en el aumento de productos y commodities específicos y especializados. Por ejemplo, los productos minerales, que representan cerca del 6.27 por ciento de los productos exportados de México, de acuerdo con el Observatorio de Complejidad Económica.

Ante este panorama, estrategias basadas en financiamiento de corto plazo para la obtención de capital de trabajo han permitido el crecimiento en la producción y exportación de commodities. Así, el financiamiento con factoraje se convirtió en un eje competitivo para este tipo de empresas, asegura un análisis de la cartera en México de la fintech Drip Capital.

El sector de commodities ha percibido cambios significativos en el precio de algunos productos, tales como el barril de petróleo mexicano. El cual, a principios de mayo de 2021 se encontraba en 61.60 dólares, mientras que en mayo de 2022 contaba con un precio de 112.20 dólares, según el Banco de México.

Por su parte, Edmundo Montaño, director general de Drip Capital México, señaló para NotiPress que a pesar de que el panorama pareciera inferir una afectación en los exportadores y productores, los tiempos de retos son momentos de oportunidad. Para ejemplificarlo, el directivo señaló el repunte del sector siderúrgico y el desarrollo de industrias de productos como el sulfato de bario, los cuales muestran una perspectiva positiva para la minería y en las commodities especializadas.

México está en las 10 primeras posiciones en la producción de 17 minerales en el mundo, de acuerdo con la Cámara Minera de México (CAMIMEX). Es decir, la contribución minera al PIB en el 2020 fue de 8.3% a nivel nacional. Sin embargo, el sector minero se ha visto afectado por la fase baja del ciclo de precios, pérdida de competitiva y disminución de dinamismos de los mercados.

Antes de la pandemia se espera una recuperación en el crecimiento del sector de commodities, pero se vio frenado por la Covid-19. Sin embargo, en el PIB registró un aumento del 4.2% a finales del 2020. Por lo cual, incrementar los precios promedio de los principales metales apoyó la evolución del valor de producción minera.

Drip Capital identificó el repunte con su cartera activa en el país. Esto, se tradujo en un crecimiento exponencial para algunos exportadores, especialmente los productos de sulfato de bario. Un exportador explicó que el aumento se basó en una estrategia financiera enfocada en el financiamiento de sus cuentas por cobrar en ventas internacionales.

Asimismo, poder tener acceso rápido a sus recursos le ayudó a invertirlos para crecer y dar un beneficio a clientes con mejores términos de pago. Además, les auxilia a enfrentar temas difíciles, como el aumento de precios, el cual puede enfrentarse con ventas en volumen.

Uno de los beneficios es una mejor expectativa de crecimiento del negocio en los meses próximos. Así como la intención de expandir las líneas de crédito de factoraje.

Empresas exportadoras buscan cubrir la demanda de compradores internacionales más exigentes. Por lo cual, necesitaran de calidad en sus procesos de producción y por ende, fuentes de financiamiento.

Aquellas industrias que buscan competitividad en sectores específicos requieren el uso de fuentes de financiamiento que les permita contar con liquidez inmediata de acuerdo con el directivo. Según explicó, el factoraje es una solución a las necesidades de capital, con lo cual ayuda a su desarrollo a nivel local e internacional.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS