México lidera ventas en comercio electrónico y se posiciona en América Latina

 27-08-2019
Camila González

 

   

 

Ha sido sustancial el crecimiento del sector del comercio electrónico en Latinoamérica en recientes años. Por supuesto, el aporte del mercado mexicano a esta cifras es esencial. La cultura de compra en línea por parte de los mexicanos es una de las más sólidas de la región.

Dispositivos electrónicos, herramientas para el hogar y servicios de comida son las principales opciones de los internautas mexicanos. La Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO) calcula que más de la mitad de los usuarios usan la alternativa digital para pagos a bancos, suscripciones, entretenimiento y servicios públicos, como el agua y la electricidad.

Según la AMVO, para 2018 las ventas digitales en el país representaron 1.9%, equivalente a 7.8 millones de dólares (mdd). La Asociación enfatiza el enorme crecimiento de las compras en línea al pasar de los años, al punto que se calcula que en 2021 alcancen el 17.5% de todas las ventas a nivel global.

Por su parte, BlackSip México, consultora mexicana especializada en servicios digitales, analiza los diversos motivos que llevan al comprador a elegir una o otra modalidad. Las compras en línea está asociadas con ahorro de tiempo, recibir el producto directamente en la puerta de casa, hallar promociones o incluso productos que no se encuentran en la tienda física.

Quienes optan por no adquirir las cosas vía Internet, tienen en cuenta otros factores. Lo primero es que en la tienda física es posible ver y tocar lo que quieren comprar, así como probarlo o probárselo, según el objeto. Y la segunda razón por la cual la personas optan por la compra tradicional es el desconocimiento de las tecnologías digitales y la desconfianza hacia ellas, por ejemplo, en términos de fraude.

Juan Fernando Vélez, Country Manager de BlackSip México, comenta que "se espera que, con el tiempo, disminuya los usuarios tradicionales y respecto a quienes desconfían del comercio electrónico, "la tarea es ser mucho más comunicativos, explicarles el funcionamiento de los procesos y brindarles un soporte preciso y amigable".

Del mismo modo, Vélez enfatiza en que el gobierno tiene mucha responsabilidad en seguir exigiendo la mejora de las condiciones generales y los controles de seguridad de los negocios que venden en línea. "Si no se ejecuta una estrategia omnicanal entre las ventas en línea y las presenciales, los ingresos de los negocios podrían verse afectados".

En última instancia, el gran reto a futuro para las compañías consiste en integrar ambas modalidades de venta dentro de una misma estrategia comercial, tomando el mejor provecho de la naturaleza de cada una.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS

 

-