Crisis en Hong Kong pone en riesgo la economía de China

 02-09-2019
Marisa Silva

 

   

 

Al cumplirse ya 13 semanas de protestas de grupos prodemocráticos, se registró en las instalaciones de la terminal 1 del Aeropuerto Internacional de Hong Kong un enfrentamiento entre cientos de manifestantes y policías, que culminó en la suspensión del servicio de trenes de Airport Express que conecta con la base aérea y el retraso, y cancelación de vuelos hacia China.

Pese a la prohibición de la policía para realizar protestas, manifestantes con el rostro cubierto lograron ingresar este 1 de septiembre a la planta baja de la terminal 1, donde construyeron barricadas e hicieron destrozos, a pesar de los esfuerzos de personal de seguridad por contenerlos. Finalmente, la policía antidisturbios intervino luego que el enfrentamiento se tornara violento, por lo que el acceso al aeropuerto se suspendió parcialmente por casi una hora.

Como este disturbio, Hong Kong ha vivido varios en recientes meses, buscando, principalmente, la retirada del proyecto de Ley de Extradición, que enviaría a delincuentes a China continental y la apertura de un proceso de reformas democráticas, además exigen la dimisión de Carrie Lam, jefa ejecutiva de Hong Kong, así como la liberación de los detenidos por las protestas.

Hong Kong es uno de los centros financieros más importantes de Asia y el más significativo para China, la forma en que las autoridades chinas enfrenten el problema de las protestas podría afectar irreparablemente su economía y su estatus frente al mundo occidental.

En 2018, la economía de Hong Kong aportó el 2.7% del PIB de China y, según la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC), más del 60% de las empresas que hicieron oferta pública inicial de acciones, decidieron asentarse en esa región administrativa especial de China

Además, de acuerdo con fuentes oficiales, entre 2017 y 2018 China recibió 125 mil millones de dólares en inversión extranjera directa, de los cuales 99 mil millones, o sea casi el 80 % vinieron de Hong Kong. Igualmente, representa un punto crucial para las reservas de divisas extranjeras que llegan al gigante asiático pues, en junio de 2019 alcanzaron una cifra histórica de 448 mil millones de dólares, siendo la séptima reserva más grande del mundo.

No obstante, el imparable ciclo de protestas ha empezado a mermar la capacidad económica del exterritorio británico, afectando por el momento la industria turística y ventas de menudeo, que representan el 20% de su economía local.

Para Howard Zhang, editor del servicio chino de la BBC, si Pekín interviniera violentamente para parar las manifestaciones, se enfrentaría a un rechazo internacional, los gobiernos occidentales tendrían que revisar su relación con China y su economía y estatus se verían afectados.

El gobierno de Hong Kong hizo un llamado a evitar la violencia y subrayó que la policía dará seguimiento a todos los actos ilegales con el fin de reestablecer el orden y estabilidad en el territorio.