La inversión cubana en transporte ferroviario chino

 18-07-2019
B Amigon

 

   

 

Los trenes que llegaron desde China para renovar el servicio de transporte en Cuba han presentado retrasos desde sus primeros viajes.

El 13 de julio de 2019 se realizó el primer viaje de los nuevos trenes conformados en su totalidad por vagones fabricados en China, con lo que se espera renovar el servicio de transporte ferroviario que en años recientes ya no era tan usado por los usuarios cubanos.

Desde el 17 de mayo de 2019 habían llegado 80 de los 240 coches chinos, se espera lleguen lotes con los demás hasta 2021. La compra resultó en un valor superior a los 150 millones de dólares con la fábrica CRRC Tangshan y la colaboración de la Corporación China Importadora-Exportadora de Maquinarias (CMC). El crédito que permitió la compra fue el "crédito preferencial del comprador" (PBC, por sus siglas en inglés) de parte del gobierno chino y se espera termine de pagarse en 15 años.

Marta Oramas, viceministra primera del ministerio de Transporte de Cuba, declaró a la agencia Xinhua, "Gracias a las relaciones de cooperación con China, hoy el transporte cubano puede disfrutar de la puesta en marcha de estos trenes".

Cada tren, constituido por 12 vagones, tiene capacidad para 720 pasajeros; además hay de dos tipos: primera clase, con televisión y aire acondicionado, y segunda clase sólo con ventiladores; también cuenta con un vagón de cafetería.

Por otra parte, el precio de los boletos depende del destino y la clase del vagón. Un viaje de La Habana a Guantánamo en primera clase cuesta 100 pesos cubanos, alrededor de 2000 pesos mexicanos, 80 a Holguín y 95 a Santiago de Cuba, siendo este último trayecto de 12 a 14 horas de duración. Precios más bajos comparados con el servicio de ómnibus pero aún caros para la población cubana cuyo salario mínimo mensual es entre 400 y 600 pesos cubanos.

La renovación fue realizada después de un estudio en 2018 por parte del Ministerio de Transporte (Mitrans) el cual reconocía que menos de la mitad de los trenes nacionales completaban el trayecto en el tiempo programada. Esto había provocado la compra de vagones de segunda mano en Irán, México y Alemania en la década de los 2000, pero no ayudaron a mejorar el servicio.

A pesar de la innovación de los trenes, muchos pasajeros se han quejado de retrasos en los nuevos trenes y también culpan al gobierno por no mejorar las vías a tiempo para el uso de los vagones extranjeros. El primer viaje a Holguín, provincia nororiental de Cuba, tuvo un retraso de dos horas y un apagón eléctrico, según el reporte de Cubanet.

Cuba tiene planeadas más innovaciones y para 2030 tiene planificado modernizar las principales vías ferroviarias, junto la incorporación de locomotoras y ferrobuses en colaboración con Rusia, lo que sumaría una inversión total de 300 millones de dólares en transporte.