Violencia racial y brutalidad policíaca: qué está sucediendo en Estados Unidos

 01-06-2020
Jorge Cerino

 

   

 

Estados Unidos, al 1 de junio de 2020, cumple ya una semana de protestas y disturbios contra la violencia racial y la brutalidad policíaca, después de la muerte de George Floyd, de origen afroamericano, en Minneapolis, mientras la policía local lo sometía. NotiPress hace este recuento de lo que sucede en Estados Unidos.

Cuatro agentes del departamento de Policía de MInneapolis procedieron al arresto de George Floyd, el lunes 25 de mayo, tras la denuncia de que había utilizado un billete falso de 20 dólares en una tienda de conveniencia. Los oficiales Derek Chauvin, Tou Thao, J. Alexander Kueng, y Thomas K. Lane participaron en el arresto.

En vídeos de diversas fuentes, se observa el momento de la detención, que culmina con el agente Derek Chauvin sometiendo a George Floyd contra el suelo con la rodilla sobre su cuello, mientras los oficiales Kueng y Lane detenían su espalda y sus piernas, respectivamente. En esta posición, Floyd expresó varias veces dificultad para respirar e incluso dijo a los oficiales: "Por favor, no me maten".

La defensa de Floyd alega, en la demanda criminal contra Chauvin, el policía mantuvo su rodilla sobre el cuello del detenido durante ocho minutos y 42 segundos. En los vídeos se observa también, el oficial mantuvo esta posición, incluso durante un minuto después de llegados los paramédicos al lugar, cuando Floyd ya se encontraba inconsciente. Análisis de los vídeos realizados por diversos medios estadounidenses coinciden en que no hubo resistencia al arresto, aunque los policías, en su defensa, aseguran lo contrario.

Familiares y conocidos de George Floyd, quien falleció a los 46 años, han declarado, que trabajaba como guardia de seguridad en un restaurante y solía jugar basketball cuando asistía a la universidad comunitaria. Los policías involucrados han sido despedidos y Chauvin enfrenta cargos por asesinato en tercer grado y homicidio involuntario en segundo grado, mientras el resto de los oficiales se encuentra bajo investigación.

Las protestas ante este hecho comenzaron inmediatamente tras difundirse en redes sociales, primero de forma pacífica en Minneapolis, en el lugar de la detención, aunque rápidamente se tornaron violentas y se extendieron a numerosas ciudades del país, como Nueva York, Los Ángeles, y Chicago, muchas de las cuales han declarado toque de queda ante el saqueo y la destrucción.

Eventualmente las protestas han llegado hasta afuera de la Casa Blanca, en Washington DC., donde causaron caos la madrugada del primero de junio con fogatas e incendios. La respuesta de las autoridades a lo largo del país norteamericano ha sido violenta e incluso se ha desplegado a la Guardia Nacional en veintitrés estados.

Ante los hechos acontecidos, el presidente Donald Trump advirtió en su cuenta de Twitter el 28 de mayo: "Estos matones están deshonrando la memoria de George Floyd, y no dejaré que eso suceda. Acabo de hablar con el gobernador Tim Walz y le dije que el ejército está con él todo el tiempo. Cualquier dificultad y asumiremos el control pero, cuando comience el saqueo, comenzará el tiroteo. ¡Gracias!". La red social colocó al tweet un señalamiento por glorificar la violencia, aunque la publicación permanece disponible por ser de interés público, de acuerdo a la plataforma.

Durante el día del 31 de mayo, además, el presidente Trump anunció, –en sintonía con sus acusaciones a la "izquierda radical" del país de incitar a la violencia–, declararía a ANTIFA, la organización antifascismo, como un grupo terrorista. El Centro Legal Sobre la Pobreza Sureña (SPLC, por sus iniciales en inglés) expresó, esta medida sin precedentes pone en riesgo las libertades civiles de los estadounidenses, principalmente de la población afroamericana, quienes ya padecen un alto nivel de vigilancia policial,

Esta decisión, agrega, permitirá perseguir a cualquiera quien se identifique como "antifa" bajo los duros códigos y leyes antiterroristas del país, poniendo en peligro, potencialmente, a "cualquier persona involucrada en las protestas vistas desfavorablemente por la administración Trump, incluso retroactivamente."

Conocida por su lucha contra los grupos de odio y supremacistas blancos, esta organización puntualiza, que, aunque existen personas vagamente relacionados con Antifa participando "en escaramuzas y delitos contra la propiedad en manifestaciones en todo el país", su nivel de amenaza letal es sumamente inferior a aquella representada por los grupos de extrema derecha. SPLC acusa, esta decisión responde a intereses políticos y no a la seguridad nacional, pues los conservadores estadounidenses aliados del presidente llevan tiempo deseando tal medida, según considera la organización.

SPLC ha registrado la presencia de 940 grupos de odio –entre ellos grupos antiinmigrantes, antimusulmanes y neonazis–, a lo largo de Estados Unidos durante 2019. El descontento social que ahora se manifiesta ante la muerte de George Floyd, lleva consigo la indignación por la histórica violencia policial contra la población afroamericana en Estados Unidos, recientemente manifestada no sólo con George Floyd, sino también con Breonna Taylor, Dreasjon "Sean" Reed y Tony McDade, cuyas muertes están relacionadas a excesos de la fuerza policial en lo que va del año.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS

 

-