Baja de calificación de la deuda pública podría afectar al sector inmobiliario

 01-07-2019
Redacción NotiPress

 

   

 

El 5 de junio de 2019, dos de las más importantes calificadoras modificaron la evaluación de la deuda soberana de México, por lo que expertos advierten que la baja en la perspectiva financiera del país podría afectar al sector de la vivienda y la construcción.

La agencia Fitch Ratings bajó la calificación de la deuda pública del país de BBB+ a BBB modificando su perspectiva de negativa a estable, mientras que Moody´s mantuvo la calificación en A3 pero varió de estable a negativa la perspectiva.

Para el servicio Ve por más (Bx+), las agencias calificadoras han basado sus acciones en el crecimiento económico del país, luego del anuncio de Estados Unidos de imponer aranceles a México y al riesgo que representa la empresa Pemex en la calificación crediticia.

Las decisiones de las agencias calificadoras se reflejarían en el mediano o largo plazo en tres indicadores: salida de capitales, fluctuaciones en las tasas de interés y el desempleo, indicó el director de Análisis y Estrategia Bursátil de Grupo Financiero Monex, Carlos González Tabares.

En este sentido lo anterior implicaría un impacto en la presión inflacionaria derivando en un menor poder adquisitivo para la compra de bienes inmuebles, además que mantener una tendencia a la baja en las calificaciones podría generar incremento en las hipotecas y en los créditos puente, utilizados con mayor frecuencia por los desarrolladores inmobiliarios

Respecto a las tasas y al desempleo se espera que las primeras se mantengan estables en el corto plazo, sin embargo, la falta de inversión de las empresas por el crecimiento de su deuda afectaría directamente a la generación de puestos de trabajo.

Ante esto tenemos los ejemplos prácticos de los proyectos de la refinería Dos Bocas en Tabasco y el Tren Maya que transitaría por los estados del sureste del país, a pesar de la naturaleza pública y privada, podrían verse afectados si las calificaciones de las agencias resultan adversas pues recibirían créditos de menor calidad, aseguró Leonardo González, analista Real Estate para el sitio propiedades.com.

Para González Tabares las soluciones para disminuir la preocupación sobre los cambios en las calificaciones y perspectivas residen en promover incentivos de carácter gubernamental que impulsen la industria de la construcción, la provisión de recursos y la participación del sector privado, logrando una cooperación activa entre desarrolladores y gobiernos locales.

DESCARGA LA NOTA  SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS

 

-